Actualizado: 18/08/2018
InicioCuriosidadesLa falta de sacerdotes obliga a las funerarias a pactar horarios para la celebración de oficios fúnebres

La falta de sacerdotes obliga a las funerarias a pactar horarios para la celebración de oficios fúnebres

La falta de sacerdotes obliga a las funerarias a pactar horarios para la celebración de oficios fúnebres

Vía: Antonio Rodríguez

La falta de sacerdotes obliga, cada vez más a menudo, a las empresas funerarias a pactar los horarios con los religiosos para celebrar entierros, oficio fúnebre o culto de despedida y evitar, por un lado, retrasos en la ceremonia y, por otro, tener que recurrir a párrocos que ejercen su labor pastoral lejos del lugar de la persona fallecida. La Diócesis de Orense tiene en la actualidad 192 sacerdotes en activo, que ofician cada año una media de 4.600 funerales, según los datos que maneja el Obispado.

La cifra de funerales se incrementa cada año (los últimos datos son del 2016 y hubo 4.666 entierros) debido al envejecimiento poblacional en la provincia, que implica también una falta de relevo entre los párrocos. Sacerdotes y empresas funerarias son conscientes y toman medidas para poder cuadrar cada una de las ceremonias, teniendo en cuenta la opinión de la familia del fallecido.

Esto se hace para evitar situaciones como la que se registró durante la pasada semana en la comarca de Monterrei, (provincia de Orense) donde coincidieron tres funerales en un mismo día y en municipios diferentes. Los familiares pusieron una hora para dar sepultura a sus seres queridos, pero la falta de párrocos -en cada entierro suele haber tres o cuatro- obligó a negociar el horario, llamar a cada una de las familias y repartir las ceremonias a lo largo de la tarde.

“Normalmente no suele haber ningún tipo de problema, pero claro, si coinciden tres o más entierros no se pueden hacer todos al mismo tiempo”, apuntó el presidente de las empresas funerarias, Antonio García Aliende, añadiendo que “siempre que se puede intentamos ser lo más puntuales posibles”.

Compartir:
Valorar este artículo