Actualizado: 18/08/2018
InicioMedicina ForenseLa Facultad de Medicina de Oviedo necesita cadáveres para la docencia y la investigación

La Facultad de Medicina de Oviedo necesita cadáveres para la docencia y la investigación

La Facultad de Medicina de Oviedo necesita cadáveres para la docencia y la investigación

Vía: Laura Mayordomo / El Comercio

En el depósito de cadáveres de la Facultad de Medicina de Oviedo ya solo quedan catorce cadáveres disponibles para la docencia y la investigación. Otros ocho se conservan en los frigoríficos de la novena planta del edificio, donde están disponibles para las prácticas de los alumnos de Medicina -tienen dos asignaturas en primer curso y otras cinco en segundo que requieren este tipo de formación-, pero también para los de Enfermería, Fisioterapia, Odontología y Logopedia.

En total, estudiantes y profesores disponen de veintidós cuerpos. La cifra no preocupa en exceso, pero puede llegar a hacerlo si en los próximos años no entra un número de cadáveres que garantice poder contar con material suficiente para sus clases.

Una década después de haber cerrado el registro de donantes -por las dificultades de asumir el tan elevado volumen de solicitudes que les llegaban cada año-, la facultad ha vuelto a abrirlo. Ahora busca voluntarios. Los necesita.

Cuando tomó la determinación de no aceptar más donaciones, unas quinientas personas tenían abierta ficha en el registro de la facultad. Sin embargo, no se puede considerar esa cifra como exacta porque, explica el decano de Medicina, Alfonso López Muñiz, «muchas pueden haber fallecido en este tiempo sin que las familias cumplieran su voluntad y, desgraciadamente, sin comunicárnoslo a nosotros».

No le cabe duda de que la campaña de sensibilización social que la Consejería de Sanidad llevará a cabo próximamente en centros de salud de toda la región tendrá la buena acogida que esperan. Porque, al igual que en la donación de órganos, «Asturias siempre ha estado a la cabeza en donaciones de cadáveres», destaca el decano.

Hay otra razón de peso para volver a abrir las donaciones. En el último año se han llevado a cabo una serie de obras tanto en el depósito como en las salas de disecciones en las que se han invertido cerca de 100.000 euros y que, entre otras cosas, han permitido ampliar la capacidad de los congeladores y frigoríficos donde se conservan los cuerpos tras haber sido embalsamados. Ahora tenemos mucho espacio, por eso necesitamos cadáveres, porque esas instalaciones están infrautilizadas», expone Santos Suárez Garnacho, director del Departamento de Morfología y Biología Celular.

VER ARTÍCULO COMPLETO
http://www.elcomercio.es/asturias/donacion-cadaveres-facultad-medicina-universidad-oviedo-20180429002301-ntvo.html

Compartir:
Valorar este artículo