Actualizado: 21/09/2018
InicioArtículosEn este cementerio no entran curas

En este cementerio no entran curas

En este cementerio no entran curas

Vía: M.L. / Carballo / La Voz de Galicia

La modificación puntual número 6 de las normas subsidiarias de Vimianzo (La Coruña) no solo posibilitará que la famosa casa de Bamiro esté por fin dentro de la ley, sino que también quedaría en regla el último cementerio construido en el núcleo de Tines.

Curiosa situación la que se da en esta parroquia vimiancesa. No es un caso aislado, pero sí raro. Dado que este nuevo camposanto -de titularidad privada- está por el momento al margen de la legalidad, los sacerdotes no se desplazan para acompañar al féretro hasta su correspondiente nicho. «Non é a situación máis cómoda», esgrime Fernando Mancebo, el teniente de alcalde, y es por ello que los vecinos aguardan con ansias su legalización. El párroco encargado de gestionar la parroquia -junto con otras cuantas de los concellos de Zas y Vimianzo-, Alejandro García Touriñán, indica que «A Igrexa fai o que lle corresponde á Igrexa», y que no le consta que haya ningún otro cementerio en similares circunstancias en la zona que él dirige.

En Moraime, la parroquia más extensa de la Costa da Morte y la que más camposantos tiene (4) también hay uno de ellos en situación irregular. «Hay dos parroquiales y uno vecinal que están en regla, pero ese todavía no está regularizado», explica el párroco, Ramón Insua Lobelos. Indica que, dado que no tiene autorización del Obispado para celebrar el rito en este nuevo espacio, lo que hace es darle salida al féretro desde la propia iglesia (una parte del ritual que tradicionalmente se hace frente a la tumba) y, desde ahí, es la funeraria la que se encarga del traslado del ataúd a su nicho.

En la ampliación del de Baio tampoco entraban curas hasta hace algo más de año y medio, y por igual motivo. Mediante una reunión celebrada hace unos días con los vecinos se les informó de que por fin, después de largos trámites y años de espera, esa obra estará oficialmente legalizada.

Por lo demás, en el término municipal de Zas, indica Manuel Muíño, existe solo un caso más que está siendo gestionado: la ampliación del panteón de Mira. «Xa levan moito tempo cos trámites e está o tema bastante avanzado, podería dicirse que na súa fase final», explica Muíño. En este caso, se construyó en un terreno de masa común de la Xunta, lo que complicó los trámites. Al contrario que en Baio, Tines o Moraime, el sacerdote que lleva esta parroquia desde hace un tiempo, Francisco Gómez-Canoura, explica que en su caso no tiene problema en realizar los actos fúnebres en esta edificación: «O Arcebispado non fai distinción en canto á titularidade dos cemiterios, xa sexan parroquiais, veciñais ou privados».

Compartir:
Valorar este artículo