Actualizado: 23/05/2018
InicioArtículosUn cementerio que no teme a la oscuridad

Un cementerio que no teme a la oscuridad

Un cementerio que no teme a la oscuridad

Vía: Autora: Ana Lorenzo / La Voz de Galicia

La noche nunca será una enemiga del cementerio boirense de San Juan de Macenda, que puede presumir de que sus nichos disponen de conexión eléctrica para que la luz esté presente en todos los rincones de este camposanto. El párroco, Marcelino Barros, explica: «Tan pronto como el sol se pone, se ilumina todo automáticamente. Con esta iluminación el cementerio está más alegre, tiene otra vitalidad y está más bonito».

El cura reconoce que fueron dos los motivos que llevaron a instalar el suministro eléctrico en las tumbas de esta necrópolis: «Por un lado, para resaltar que Jesucristo es la luz del mundo y es la salvación; y, por el otro, porque es un cementerio que recibe a mucha gente durante todo el día. Los vecinos vienen a visitar a sus difuntos, a traerle flores, un cirio o para rezarle una oración. La gente está seguido llegando al cementerio y está mucho mejor iluminado».

Marcelino Barros fue el principal impulsor de esta iniciativa, que también ha trasladado a las otras parroquias que gestiona en Boiro -las de O Castro y Cures-, en cuyos camposantos también tienen luz casi todos los nichos. Reconoce que la medida ha servido para revitalizar estos entornos, «que siempre se relacionan con algo lúgubre a donde se va a llorar, y yo creo que también se necesita un poco de alegría. El cementerio es un hasta luego, porque en el más allá ya nos veremos todos de nuevo, y la luz es un poco para indicar el camino».

Instalación por fases
Dotar de corriente eléctrica a todas las tumbas de San Juan de Macenda no ha sido tarea sencilla, puesto que muchas llevan allí siglos y resultó bastante difícil conectarlas al suministro. Sin embargo, de una forma más o menos rudimentaria en algunos casos, la iluminación está presente en todos los nichos, donde hay bombillas de todo tipo, y aunque predominan las redondas o con forma de vela, también es posible encontrar halógenos, de bajo consumo y hasta una azul.

Cuando se llevó a cabo la ampliación de este camposanto boirense ya se incluyó una moderna instalación eléctrica en los nuevos panteones, para que la oscuridad nunca llegue a San Juan de Macenda.

Compartir:
Valorar este artículo