Actualizado: 23/05/2018
InicioNoticiasLa nueva sala multiconfesional del tanatorio de Avilés tendrá 550 usos al año

La nueva sala multiconfesional del tanatorio de Avilés tendrá 550 usos al año

La nueva sala multiconfesional del tanatorio de Avilés tendrá 550 usos al año

Vía: C. Del Río / El Comercio

La nueva sala multiconfesional del tanatorio de Avilés entrará en servicio tan pronto como el Ayuntamiento conceda la licencia de apertura solicitada el pasado jueves. En el mejor de los casos, cuatro años después de iniciar unos trámites administrativos para una obra realizada en siete meses y medio.

El nuevo servicio de Funerarias Avilesinas permitirá llevar a cabo tanto liturgias de cualquier religión como despedidas civiles en una sala con capacidad para 82 personas sentadas. Se estima que pueda registrar unos 550 usos al año, la mitad de los fallecimientos cuyo velatorio se realiza en el tanatorio. «Era algo muy demandado, hoy mismo (por ayer) de los tres servicios que tenemos, solo uno celebrará funeral. De los otros dos, uno se ha incinerado directamente y en el otro han leído un responso», explicó Alejandro Menéndez Colado, gerente de la empresa.

Menéndez aseguró que esta sala brindará, sobre todo, «comodidad». «No cambiará el entierro tradicional, pero sí ofrecerá la posibilidad de realizar ceremonias religiosas o aconfesionales sin desplazamientos» porque su diseño sin simbología religiosa permitirá su uso indistintamente de la creencia profesada por el difunto y su familia.

Es un espacio rectangular, con dos entradas, una exterior y otra interior, con dieciocho bancos. Una mesa, un atril, una pantalla de vídeo y megafonía completan las prestaciones de una sala muy luminosa gracias a los grandes ventanales en altura.

En esta obra se ha actuado sobre cerca de cuatrocientos metros cuadrados, la mayor parte de ellos destinados a la sala multiconfesional. Se han contemplado también dos oficinas (que ya están en uso), una sala de exposición de féretros y urnas y tres baños, uno de ellos para discapacitados. Esta ampliación se ha proyectado sobre una explanada anexa al edificio principal, al que ahora está unida, en la que antiguamente aparcaban algunos vehículos pese a no estar habilitada para ella.

El último remate antes de la entrega del certificado de fin de obra fue la unión de ambos pabellones, el principal y la ampliación, lo que inevitablemente atrae las miradas y pisadas hacia la zona a estrenar. «Al principio íbamos a cerrar el acceso, pero al final lo hemos dejado abierto y sí, claro, la gente entrar a conocer la parte nueva de la instalación», comentó el gerente.

Compartir:
Valorar este artículo