Actualizado: 18/11/2017
InicioNoticiasEl tanatorio de Sancho de Ávila de Barcelona estrenará dos nuevos edificios a primeros de año

El tanatorio de Sancho de Ávila de Barcelona estrenará dos nuevos edificios a primeros de año

El tanatorio de Sancho de Ávila de Barcelona estrenará dos nuevos edificios a primeros de año

A principios del próximo año el tanatorio de Sancho de Ávila de Barcelona, que data desde 1968, estrenará dos nuevos edificios, tras una inversión de 14,8 millones de euros, que modernizarán los velatorios y ofrecerá mejores servicios a las familias y amigos de los difuntos.

El presidente de Serveis Funeraris de Barcelona (SFB) y consejero delegado de Mémora, Juan Jesús Domingo, ha manifestado que el nuevo espacio cuenta con una superficie de más de 10.000 metros cuadrados distribuidos en dos edificios, uno para los servicios de cafetería, restaurante y floristería y otro para los oratorios y salas de velatorio.

El nuevo tanatorio, que se está construyendo al lado del antiguo, no amplia el número de salas, pero sí su tamaño, ya que los tres oratorios darán cabida a más de 600 personas y los 20 velatorios duplicaran el tamaño de las antiguas salas.

Una inversión de 14,8 millones permitirá modernizar los velatorios y ofrecer mejores servicios. En cuanto a los oratorios, se han dividido en uno pequeño -para 120 personas- y dos grandes, que se separan mediante un tabique movible, lo que ofrece la posibilidad de ser unidos para grandes ceremonias de hasta 500 personas.

Las salas de vela se han distribuido en dos plantas: en la primera, 14 salas de 63 metros cuadrados -dotadas de lavabo, ropero y un espacio para el túmulo- y una zona de uso compartido con terraza.

En la segunda planta hay 6 salas, con las mismas dotaciones, para ceremonias de mayor categoría, siendo 4 de ellas de 80 metros cuadrados y dos de 100 metros cuadrados, y también se ha construido una amplia terraza.

También ha señalado que, dentro de las ofertas de salas, en tres de ellas se han instalado túmulos castellanos (en los que se ve al difunto a través de un cristal), puesto que las demás contarán con el túmulo catalán (en el que el ataúd se instala en un pedestal protegido por un vidrio al que se le puede dar la vuelta), propio de la ciudad de Barcelona.

El nuevo tanatorio, que se está construyendo al lado del antiguo, contará con una superficie de 10.000 metros cuadrados La nueva equitación también contará con una amplia plaza ajardinada en la planta baja, que será de uso público durante el día y cerrará sus puertas por la noche.

Además, la entrada al tanatorio ya no estará en la calle Sancho de Ávila que le da nombre, sino que estará en la esquina entre la calle Marina y la calle Zamora, justo al lado.

El antiguo tanatorio empezará a ser demolido durante el primer trimestre de 2018, momento en que se prevé que el nuevo espacio funcione en su totalidad, y se construirá un colegio del Ayuntamiento de Barcelona.

Por otro lado, las oficinas de SFB y de Mémora, que actualmente se encuentran también en Sancho de Ávila, se trasladarán a la Zona Franca, en un espacio de unos 1.750 metros cuadrados.

Domingo ha explicado que este proceso de transformación “tiene el objetivo de abrir el tanatorio al barrio”, ya que se integrará en la arquitectura urbanística del distrito 22@, y es por eso que “ha apostado por crear un espacio en altura, y no soterrado”, como el antiguo.

Ha añadido que las salas de vela de SFB actualmente funcionan al 50%, por lo que “las necesidades en momentos de altos picos de mortalidad estarán cubiertas”.

Compartir:
Valorar este artículo