Actualizado: 22/09/2021
InicioEntrevistasBernat Quetglas: “Somos generadores de recuerdos”

Bernat Quetglas: “Somos generadores de recuerdos”

Bernat Quetglas: “Somos generadores de recuerdos”

Vía: Entrevista realizada por Sortem.es

Creo que los servicios funerarios públicos tienen espacio de convivencia con empresas privadas. Los años me han permitido pasar por casi todos los departamentos de la funeraria, algo que ayuda a coordinar al equipo porque sabes hablar su mismo idioma. Soy de los que reman a favor, aunque no siempre haya habido remos.

Bernat Quetglas Tur, es responsable de La Empresa Funeraria Municipal de Palma de Mallorca (EFM), tanatopractor y actor.

Sortem. –¿Tiene sentido, en nuestro modelo de mercado, la existencia de servicios funerarios municipales o públicos?
Bernat Quetglas. -Sí, tengo la convicción que hay espacio de convivencia para todos los formatos de funerarias: públicas, privadas, mixtas, grandes, pequeñas … El reto es crear el marco legal que acote las normas bajo las que nos regimos por igual. No toda la oferta que hay, cumple las mismas condiciones de calidad y garantía, algo que provoca la sensación de mercantilismo.

Entonces, ¿la estabilidad pasaría por confeccionar una ley que regulara la actividad funeraria?
B.Q.-A pesar de la liberalización del mercado, tenemos la necesidad de dar forma a una nueva Ley Nacional de Servicios Funerarios, consensuada y acordada. Además, defiendo que debería reflejar el aspecto sanitario que conlleva el servicio funerario. De esta forma, todos tendríamos claro cuáles son nuestras obligaciones y exigencias legales, partiríamos de condiciones igualitarias y nos podríamos dedicar a lo que realmente es importante: dar servicio a las familias.

¿Cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles en la gestión de una funeraria municipal? 
B.Q. –Bueno, nos movemos más despacio que la empresa privada. Los cambios requieren mayor justificación, el proceso es lento porque exige cumplir ordenanzas, normativas, documentar las iniciativas… Para mal o para bien, estamos más monitorizados que la iniciativa privada por la vertiente política.

Sin embargo, contamos con una infraestructura muy bien organizada que es capaz de aglutinar servicios de todo tipo, adaptados a las nuevas realidades familiares, religiosas y culturales en nuestras instalaciones, tanatorios y cementerios. Además, garantizamos los servicios de beneficencia para personas que acreditan no disponer de medios económicos con un servicio funerario digno, gestionamos la mayor parte de traslados nacionales e internacionales de la isla, y damos cobertura a muchas empresas funerarias en aquello que no disponen.

El precio de los servicios funerarios es siempre motivo de polémica. ¿Es caro morirse?
B.Q. –¿Qué es caro? Si realmente fuéramos capaces de transmitir todos los elementos que participan en un servicio funerario integral desde la recogida del difunto hasta el último detalle de la despedida, junto con todo el equipo humano que ha acompañado a la familia, pondríamos en valor el verdadero trabajo de la funeraria. El precio, igual que otras cosas, pasaría a un segundo plano con la aplicación de esa regulación que hemos comentado. Nosotros, al final, somos generadores de recuerdos.

Forma parte como vocal, en representación de Baleares, de la nueva Junta de Gobierno de PANASEF. ¿Hacia dónde se encamina la Asociación?
B.Q. –En PANASEF, se está trabajando activamente por dar visibilidad a la situación actual del profesional funerario y activar medidas como la necesaria bajada del IVA. Con campañas como “El orgullo de ser funerario” o la publicación del Decálogo de la profesión, se pretende abordar la figura del profesional y su reconocimiento por encima de todo. Creo que ha sido un acierto centrar el esfuerzo en el individuo y no en el modelo de empresa donde trabaja.

En su haber, está la acreditación como Tanatopractor, sin embargo, no ejerce como tal. ¿Por qué?
B.Q. –Mira, tuve la oportunidad de formarme como Tanatopractor en Barcelona y, aunque no era algo vocacional, aproveché para exprimir al máximo la formación. Me sirvió, sobre todo, para constatar y profundizar en los entresijos de la actividad, las técnicas, los instrumentales y los productos que se requieren. Algo que ahora uso para comprender las necesidades y los tiempos de mi equipo y, muy importante, para saber que me están ofreciendo los proveedores.

Combina su actividad en la funeraria con la interpretación teatral en el escenario. ¿Ayuda ser actor en el ámbito laboral?
B.Q. –No, en mi caso. (Risas) Se me nota demasiado, si interpreto en la vida real. Para mí son mundos no comunicados y que desempeñan funciones distintas. El teatro me aporta un espacio diferente donde busco otras sensaciones. Es una aportación más personal.

Compartir:
Valorar este artículo