Actualizado: 21/09/2017
InicioDestacadosEl Ayuntamiento de Valencia detecta incidencias “graves y muy graves”, en el Tanatorio Municipal

El Ayuntamiento de Valencia detecta incidencias “graves y muy graves”, en el Tanatorio Municipal

Valencia

El Ayuntamiento de Valencia detecta incidencias “graves y muy graves”, en el Tanatorio Municipal

El Ayuntamiento de Valencia ha detectado diversas deficiencias en el Tanatorio Municipal y ha exigido a Funespaña,  empresa que gestiona esta instalación, una “solución inmediata”. A raíz de la última inspección municipal que ha revelado estos problemas, el consistorio se ha puesto contacto con la concesionaria del Tanatorio y el Crematorio y ya se han tomado “decisiones urgentes, como cerrar al público el aparcamiento”.

La concejal delegada de Cementerios, Pilar Soriano, ha explicado, a través de un comunicado, que el Ayuntamiento se ha puesto contacto con la empresa concesionaria y ya se han tomado decisiones urgentes, como cerrar al público el aparcamiento. Soriano ha destacado que “todas las incidencias calificadas como graves o muy graves, en el informe de la empresa que ha realizado la inspección, deben abordarse de forma inmediata por parte de la empresa concesionaria”.

Algunas instalaciones deben dejar de prestar servicio con carácter inmediato, según ha exigido el Ayuntamiento a la empresa concesionaria, como el aparcamiento subterráneo de uso público -que ya está fuera de servicio-; la sala de tanatopraxia, el almacén en zona sin uso y los almacenes de floristería en la zona exterior y en parte del restaurante, dado que en las condiciones actuales no se justifica el cumplimiento de la normativa asociada a la actividad ejercida.

Deficiencias graves y muy graves
Entre las incidencias que requieren una solución urgente está la puesta marcha de los sistemas de detección de incendios y de detección de monóxido en el aparcamiento, así como la adecuación de las emergencias en todo el edificio y la reparación de puertas en las cajas de escaleras.

El Ayuntamiento también ha exigido que se dote inmediatamente de un sistema de ventilación y superpresión a las cajas de escalera, la adecuación de estructuras para que tengan la resistencia al fuego necesaria, la adecuación a la normativa vigente de los cables y las conexiones eléctricas y de alumbrado en zonas de acceso público con riesgo de contacto eléctrico, la apertura de la puerta de salida del almacén de la cafetería durante las horas de servicio, la reparación del cierre de cubierta y la instalación de líneas de vida homologadas permanentes para los trabajos de mantenimiento, así como la sustitución del sistema de control para permitir que funcionen las instalaciones.

La inspección también ha permitido detectar todo un conjunto de incidencias que se recomienda resolver con brevedad, como la oxidación de armaduras en los forjados, la reparación del suelo del vestíbulo interior de las salas de vela, la adecuación de las salas de tanatopraxia y espacios vinculados, la construcción de vestíbulos de independencia en el aparcamiento de vehículos funerarios, la validación de la compartimentación de las cajas de escaleras, el vestuario del personal de cafetería, la adecuación del sistema de alumbrado del aparcamiento y de los locales de taller y almacén a sus usos.

También figuran en esta lista la reparación de los sistemas de climatización, la adaptación de la temperatura en las salas de exposición de las velas, la adaptación de los lavabos del crematorio, la modificación de la red de evacuación de aguas para evitar inundaciones, las mejoras en la impermeabilización de muros del sótano, las reparaciones de impermeabilización de cubierta y el desmontaje o la adecuación de la toma de riego de los aljibes.

Cesión de la explotación
En enero de 2013 la Junta de Gobierno Local acordó autorizar a la cesión de la explotación a la empresa actual por parte del anterior empresa adjudicataria, con la consecuente asunción de todos los derechos y obligaciones derivados de la adjudicación inicial. Algunas de las incidencias detectadas se derivan de la construcción del edificio; otras, del tiempo transcurrido y el uso normal que se hace; otros, por cuestiones de diseño y por problemas de mantenimiento.

El informe concluye que la inversión realizada en conjunto no se corresponde con la establecida en el plan de negocio presentado a su día en la licitación. El plan de negocio planteaba la sustitución de instalaciones cada 18 años, que se cumplirán en 2018. La inversión prevista en el Estudio Económico de la licitación era de 320 millones de pesetas (1.923.237,34 euros). A partir de las estimaciones indicadas, y considerando la simultaneidad de actividades en todo el complejo, se considera que el plazo total en el que podrían corregirse las deficiencias mencionadas es de casi 24 semanas.

Compartir:
Valorar este artículo