Actualizado: 16/06/2021
InicioCuriosidadesFinalizan los trabajos de rehabilitación del retablo de la capilla del cementerio de Pozuelo de Alarcón

Finalizan los trabajos de rehabilitación del retablo de la capilla del cementerio de Pozuelo de Alarcón

Finalizan los trabajos de rehabilitación del retablo de la capilla del cementerio de Pozuelo de Alarcón

Vía: Norte de Castilla

El retablo de la capilla del cementerio municipal de Pozuelo de Alarcón (Madrid) muestra su mejor imagen una vez finalizados los trabajos de limpieza y recuperación de algunos de los elementos perdidos por el paso del tiempo. El retablo es un conjunto de estilo barroco. Consta de tres calles con un solo cuerpo y banco y ático de gran desarrollo. Destacan los tres lienzos y el motivo que remata el tabernáculo. Casi toda la superficie está en dorado con algunos detalles policromados al temple y cuatro ángeles exentos cuyas carnaciones parecen hechas al óleo.

Este sencillo retablo procede de la iglesia del convento-hospital de Sancti Spiritu, en concreto de su altar mayor. La intervención ya finalizada, cuyo presupuesto alcanza los 2.117 euros, era necesaria, ya que se había detectado el desprendimiento de elementos decorativos, algunos ya caídos que se conservaban en la propia capilla, desgastes en los oros (principalmente en las zonas más accesibles), así como la pérdida del dorado y de la policromía el temple en puntos concretos del conjunto.

Para subsanar estos problemas, el Ayuntamiento ha encargado los trabajos de recuperación de las piezas caídas así como la fijación de las semidesprendidas, la limpieza general de los depósitos que empobrecen la visión del retablo (dorados, policromías y lienzos), la aplicación de un tratamiento superficial de protección de los dorados y temples que cumplirán, además, una función de consolidación. Además se ha redactado un documento sobre el estado de conservación del retablo que defina las necesidades futuras de mantenimiento de esta pieza de arte.

El conjunto cubre la pared principal de la capilla de la que fuera Ermita del Santo Ángel de la Guarda, construida a principios del siglo XVIII e inaugurada en 1720. En un primer momento, su mantenimiento estuvo encomendado al gremio de ‘cardar y apartar la lana’. En 1821 se inaugura junto al templo el cementerio del Santo Ángel de la Guarda y la ermita pasa a desempeñar las funciones propias de la capilla de un camposanto.

Compartir:
Valorar este artículo