Actualizado: 15/11/2018
InicioNoticiasEl cementerio de San Cristóbal de Entreviñas es victima de robos, rotura de lápidas y profanación de tumbas

El cementerio de San Cristóbal de Entreviñas es victima de robos, rotura de lápidas y profanación de tumbas

El cementerio de San Cristóbal de Entreviñas es victima de robos, rotura de lápidas y profanación de tumbas

Vía: Fuente: Ruth Arias / El Comercio

Desde hace año y medio en el cementerio de San Cristóbal de Entreviñas en Avilés (Asturias), se están registrando destrozos de cristales y lápidas de mármol, robos e incluso se ha llegado al punto de que algunas tumbas del) han sido abiertas y movidos los ataúdes que había en su interior.

La última profanación se produjo la semana pasada, cuando una de las lápidas apareció levantada. No era la primera ocasión en la que ocurría esto, y por ese motivo muchos de los propietarios de los nichos han optado por reforzar el sellado de los mármoles. Otros, en cambio, aún permanecen ajenos a lo que ocurre.

Puede observarse cómo había muchos feligreses que habían optado por colocar mamparas de cristal en los nichos, y una buena parte de ellos han sido rotos. Lo mismo ha ocurrido con algunas de las piedras de mármol, especialmente las que cubrían algunos de los huecos vacíos.

Los desperfectos pueden observarse por todo el recinto. En varios sepulcros aún pueden verse los adornos metálicos que un día embellecieron los cristales de las tumbas, hay pequeños trozos de piedras arrancadas de las paredes aquí y allá, que ahora son utilizados como peso para retener las flores, y algunas lápidas aún exhiben los agujeros que alguien les ha hecho. Flores y figuras han desparecido.

Incluso han robado unas cenizas depositadas junto a uno de los nichos. Ocurrió hace cerca de año y medio y se presentó denuncia ante la Policía Nacional, que incluso acudió al cementerio para recoger huellas y otras pruebas que se pudieran encontrar. A día de hoy, sin embargo, aún no ha conseguido encontrarse al autor.

Hace unos meses las lápidas aparecieron levantadas y las cajas en las que reposaban sus restos se habían movido hacia afuera. Es uno de los incidentes que más asusta por tratarse de niños, pero incluso la placa del marmolista que suele atender al cementerio y cuyos teléfonos figuran al lado de la puerta de acceso ha sido arrancada hasta en tres ocasiones recientemente.

Algunos de los incidentes han sucedido durante el día, así que para tratar de atajar estos incidentes, el párroco ha tomado la decisión de volver a cerrar por la noche el camposanto.

Compartir:
Valorar este artículo