Actualizado: 17/11/2018
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Mojácar ultima los trabajos de mejora en el cementerio municipal

El Ayuntamiento de Mojácar ultima los trabajos de mejora en el cementerio municipal

El Ayuntamiento de Mojácar ultima los trabajos de mejora en el cementerio municipal

Vía: Teleprensa

El Ayuntamiento de Mojácar (provincia de Almería) ultima las tareas de mejora de sus instalaciones del cementerio local de cara a la próximo día de Todos los Santos. Aunque las labores de mantenimiento como pintura, arreglo de infraestructuras y de jardinería, se van produciendo a lo largo de todo el año, es tradición poner especial énfasis en estos días en los que  se rinde un especial recuerdo a aquellos que ya no están entre nosotros.

Mojácar, desde hace dos años, esta incluida en la red de pueblos más bonitos de España. La magia y el encanto que le ha hecho justa merecedora de esta distinción se prolonga también a las instalaciones de su cementerio.

Fue construido en 1921.En la actualidad tiene una superficie de once mil setecientos setenta metros cuadrados. Destaca la jardinería y el atento cuidado y mantenimiento  de todo el recinto que lo convierte en un lugar doblemente especial. Esmero y preocupación que se ha incrementado en estos últimos años y materializado en la ampliación de nichos y en la funcionalidad de las instalaciones y accesos.

Entre sus muros descansan figuras muy relevantes de la intelectualidad, del mundo del arte y de la cultura. Personajes que configuraron a la Mojácar actual y aportaron gran parte de la personalidad  y encanto que hoy luce, decidiendo permanecer para siempre entre nosotros. Desde el primer torero británico y probablemente el único, Henry Higgins, pasando por Fritz Mooney, prestigioso pintor Neoyorkino que podría encabezar la larga lista de otros artistas que han unido definitivamente a Mojácar con la pintura.

Escritores, dramaturgos como Win Wells, que incluso llegó a construir su propio teatro. Personajes variopintos que disparan la imaginación y que podrían llegar incluso a ser los personajes de las propias novelas que se gestaban bajo la luz y la inspiración mojaquera. Podemos hablar de una espía. Nos referimos a Kate, “la irlandesa”. Era un importante miembro del servicio de espionaje británico.

Mariscales, cantantes, mecenas del arte y un largo etc que junto, como no, con nuestros mas queridos vecinos ya desaparecidos configuran un rincón del recuerdo y de respeto para toda Mojácar.

Compartir:
Valorar este artículo