Actualizado: 18/06/2018
InicioArtículosLa vida de los muertos

La vida de los muertos

La vida de los muertos

Vía: Cristina Fanjul / Diario León

Seis años después de que comenzara la extracción de las lápidas halladas durante la restauración de la muralla de la carretera de los Cubos, el equipo multidisciplinar dirigido por el arquitecto Melquiades Ranilla está a punto de presentar la obra con las conclusiones de la investigación, un estudio científico que iluminará algunos de los secretos que aún esconde el campamento romano. De hecho, esta obra se encuentra ya en imprenta y será presentada en el Ayuntamiento antes de que finalice el año.

Entre los hallazgos que ha sacado a la luz la exhumación de las estelas funerarias —que se encuentran en el Museo de León— destaca el hecho de que dominan ligeramente los monumenta erigidos a hombres frente a mujeres. Y es que, como indican los expertos que han colaborado en este trabajo, entre los que destaca el profesor de la universidad Jorge Sánchez Lafuente, en el ritual funerario no era imprescindible la erección de un texto funerario y existían otras obligaciones prioritarias como los pertinentes sacrificios al numen del difunto.

Por esta razón primaba la representación del varón frente a la mujer y del joven frente al niño. Y es que, el equipo investigador revela que entre los datos que las estelas arrojan destaca el de la esperanza de vida en Legio, que no alcanzaba los 36 años.

Por otro lado, el análisis petrológico de las estelas muestra el acarreo desde explotaciones cercanas de la montaña leonesa, principalmente de placas de caliza roja. Algunas de las lápidas, sin embargo, proceden de puntos más lejanos, como la caliza de Hontoria o los escasos granitos, sin duda procedentes del occidente de Legio, como Zamora o Las Omañas. Estos acarreros parecen describir todo un sistema de aprovisionamiento en las lentas carretas con objeto de aprovisionar de material la elevación de las murallas.

Las obras de restauración de la muralla permitieron extraer del interior de los sillares no menos de medio centenar de estelas funerarias. Aún quedan muchas que esperan…

Compartir:
Valorar este artículo