Actualizado: 24/07/2021
InicioArtículosPuertollano: La polémica del crematorio deriva en un embrollo judicial que ha arrastrado a los vecinos

Puertollano: La polémica del crematorio deriva en un embrollo judicial que ha arrastrado a los vecinos

Puertollano: La polémica del crematorio deriva en un embrollo judicial que ha arrastrado a los vecinos

Vía: Autor: Santos G. Monroy / miciudadreal.es

Bajo la quietud de las salas de los dos tanatorios de Puertollano (provincia de Ciudad Real) se lleva una prolongada lucha por la instalación del polémico horno crematorio. Tras las denuncias vecinales y la aparición de anónimos apuntando a presuntas “ilegalidades” en la concesión a la empresa Servicios Funerarios de Puertollano, en la carretera de Almodóvar, el Ayuntamiento ha restado importancia al asunto asegurando que aún no ha aprobado la licencia de construcción y que se limitará a cumplir la ley escrupulosamente. Pero la realidad es mucho más complicada… y cruda.

Lo cierto es que el consistorio ha sido pivote sobre el que se ha ejecutado una desquiciada danza de recursos y contenciosos en el marco de una indefinición jurídica alimentada por el propio Ayuntamiento. El resultado ha derivado en polémica, malestar y embrollo judicial, cuyo último capítulo incluye la denuncia pública de una de las empresas, Funeraria Virgen de Gracia, que colgó en su vitrina de esquelas un mensaje denunciando la “ilegalidad” de la concesión”; un contencioso contra el Ayuntamiento iniciado por la adjudicataria, Servicios Funerarios de Puertollano (que, para añadir más sabor a la sopa, está vinculada familiarmente con la portavoz de la oposición popular, María José Ciudad); y unos vecinos atrapados en esta madeja jurídica, que tendrán ahora que pagar de su propio bolsillo los costes de una brega en los juzgados.

Todos coinciden en que la instalación de un horno crematorio es necesaria para la ciudad, pero los intereses enfrentados han complicado la cuestión hasta el punto de convertirla en un delicado asunto de consecuencias políticas imprevisibles.

Por este equipamiento mortuorio llevan años luchando en las covachuelas administrativas los dos tanatorios puertollaneros, Funeraria Virgen de Gracia y Servicios Funerarios de Puertollano. El primero de ellos, de hecho, ha solicitado la instalación del crematorio hasta en cuatro ocasiones desde el año 2003, aportando siempre la información favorable de la Consejería de Sanidad, si bien la Concejalía del Urbanismo denegó sistemáticamente la solicitud aduciendo que estos edificios deben estar aislados y ser de uso exclusivo funerario, y apuntando que el Virgen de Gracia está instalado en suelo industrial y en un edifico de uso industrial. La última solicitud, efectuada en febrero de 2014, aún no ha recibido contestación por parte del Ayuntamiento de Puertollano, un silencio administrativo que, según las fuentes consultadas en esta empresa, deja al Virgen de Gracia en “total indefensión”.

La licencia se concedió
La lucha, no obstante, discurría en la sombra y con relativa discreción hasta que, en enero de 2014, el Ayuntamiento autorizó las obras del crematorio a Servicios Funerarios de Puertollano, que incluso ingresó los 1.250 euros por los derechos de la licencia. Aquella decisión no sentó nada bien a las asociaciones de vecinos y a un particular, que presentaron recursos de reposición aduciendo que se incumplía la normativa vigente, fundamentalmente el Decreto de Sanidad Mortuoria de Castilla-la Mancha que establece que los crematorios deben situarse en cementerios, edificios anejos a ellos, o en el lugar más próximo posible. Los vecinos también esgrimieron un primer informe técnico del Ayuntamiento, firmado el 17 de de abril de 2012, que soslayaba por completo el requisito de que el crematorio estuviera situado lo más cerca posible del cementerio.

En todo caso, en febrero de 2014, el recurso de los vecinos obligó al Consistorio a “paralizar” una licencia ya otorgada y a encargar la redacción de un nuevo informe técnico para determinar la viabilidad del crematorio en el cementerio. Aquella Junta de Gobierno Local, reunida el 19 de febrero de 2014, aprobó también mantener la vigencia y legalidad de los restantes trámites y actuaciones que integraban el expediente.

La maraña se enreda más
La maraña se enredó aún más en marzo de 2014, cuando Servicios Funerarios de Puertollano interpuso un recurso de reposición contra la paralización del expediente arguyendo que no se le dio traslado del recurso presentado por los vecinos.

Mientras tanto, la alcaldesa de Puertollano se afanaba por intentar dar una apariencia de normalidad al proceso. En julio, y una vez que trascendió el malestar de los vecinos, Mayte Fernández advertía de que el Ayuntamiento se limitaría a cumplir escrupulosamente la Ley y conciliar los intereses de las empresas solicitantes.

Así, señalaba que si no fuera posible la construcción del horno en el cementerio no tendría argumentos para denegar la construcción del crematorio a alguna de las dos empresas solicitantes. En este sentido, la Junta Local de Gobierno reunida el pasado 30 de diciembre consideró “insuficientes” los informes técnicos municipales sobre la viabilidad del crematorio en el cementerio y acordó la realización de un nuevo estudio, el tercero, esta vez bajo la coordinación de la jefa de la Unidad Administrativa de Urbanismo. El nuevo estudio hará hincapié en la “justificación” de la obra y los estudios de impacto ambiental, seguridad y salud, pero, a priori, no incide en los aspectos legales que han desatado la polémica.

El crematorio, a los juzgados
Además, y entre bambalinas, el asunto ya había tomado un cariz más complejo: el recurso de reposición de Servicios Funerarios de Puertollano contra la paralización de la adjudicación se convirtió en una denuncia contra el Ayuntamiento registrada el 4 de julio de 2014 y admitida a trámite por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Ciudad Real. En ella, la empresa pide que se reconozca su derecho a ejecutar las obras de la “licencia concedida”, con la reclamación de daños y perjuicios a que diere lugar. La denuncia también se interpuso contra los acuerdos de la Junta Local de Gobierno por entender que no se ajustaban a derecho.

Y en todo este lío se producen, como siempre, los daños colaterales. En este caso los han recibido los vecinos de la Asociación Fernando el Santo-Ciudad Jardín, Fraternidad y la propia FLAVE, que han sido emplazados, por oficio del Ayuntamiento de 15 de diciembre de 2014, a presentarse en la causa como parte interesada en el expediente de la discordia y como personas “codemandadas” ante la justicia por Servicios Funerarios de Puertollano. Todos han accedido a personarse en el contencioso. Finalmente, el futuro del crematorio estará en manos de la justicia.

Compartir:
Valorar este artículo