Actualizado: 26/07/2021
InicioNoticiasLa Asociación de Vecinos de Santa Ana y San Roque se movilizan en contra del tanatorio-crematorio de Bayas

La Asociación de Vecinos de Santa Ana y San Roque se movilizan en contra del tanatorio-crematorio de Bayas

La Asociación de Vecinos de Santa Ana y San Roque se movilizan en contra del tanatorio-crematorio de Bayas

Vía: Salvador Arroyo / El Correo

La Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Ana y San Roque su «total oposición» a la apertura en el polígono de Bayas en Miranda de Ebro, (Burgos) del tanatorio y crematorio que promueve desde hace más de dos años Víctor Martínez Aranzana SL, propietaria de Funeraria San José.

El proyecto, que ha permanecido atascado en los tribunales por la negativa del Ayuntamiento a conceder la licencia, se retomaría en caso de producirse un dictamen favorable del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que es, en estos momentos, la institución jurídica que lleva el procedimiento.

Alrededor de un centenar de vecinos alerta al Consistorio, mediante una carta enviada el día 17 de diciembre, de una posibilidad que se daría en el caso de que el TSJ, considerase el escrito de apelación presentado por la mercantil una vez que la vía contencioso-administrativa ha ratificado el ‘no’ municipal a la licencia. Dicho de otro modo, los residentes se muestran preocupados ante la insistencia de la funeraria, que pretende desde hace dos años abrir en la parcela I.3-1 de la ampliación del área industrial; en un terreno ocupado por la nave que en su día fue sede de la empresa Pimex, y que se readaptaría para los nuevos servicios.

Hijos de Víctor Martínez Aranzana SL llevó a los tribunales al Ayuntamiento a finales de 2012. Presentó recurso contencioso-administrativo por entender que no procedía la denegación incondicional del permiso de actividad. Replicaba así contra una decisión administrativa que, desde Urbanismo, se justificó en que el uso funerario no era compatible con el solar de carácter industrial por el que la compañía dijo haber desembolsado alrededor de 1,3 millones de euros.

En el argumentario del departamento que dirige Aitana Hernando había, además, otro factor menor:el proyecto a desarrollar no cumplía, según los técnicos, con la reserva mínima obligatoria de plazas de aparcamiento.

A escasos 30 metros
«La parcela en cuestión se encuentra a escasos 30 metros. Manifestamos nuestra total oposición porque consideramos que se infringe la distancia mínima de 100 metros a suelo urbano impuesta para el establecimiento de nuevos cementerios». Los vecinos se apoyan en el artículo 36.4 del Decreto 16/2005 de 10 de febrero, que regula la policía sanitaria mortuoria en Castilla y León.

«No se pueden establecer nuevos crematorios sin respetar la distancia mínima, puesto que la jurisprudencia asimila a estos efectos la instalación de nuevos crematorios con la instalación de nuevos cementerios». Coinciden en este punto con la interpretación de la ley que en su día se hizo también desde Urbanismo.

Pero, además, los firmantes del escrito dirigido a Alcaldía se refieren a «razones de índole sociocultural y sanitarias que aconsejan que un crematorio de cadáveres, incluso un tanatorio donde se manipulan cadáveres, no se encuentre próximo a núcleos residenciales». Y utilizan de nuevo el soporte de la ley (la de Prevención ambiental de Castilla y León) para exigir del Ayuntamiento una información puntual sobre el devenir del proyecto y, más en concreto, si como temen, finalmente se produce un dictamen favorable a los intereses de Víctor Martínez Aranzana SL.

«Se tiene que notificar personalmente a los vecinos inmediatos al lugar del emplazamiento propuesto, así como a aquellos que por su proximidad a éste pudieran verse afectados». Por todo ello se pide literalmente al alcalde, Fernando Campo, a que «se digne tener a los vecinos como interesados con derecho legítimo en el procedimiento administrativo». Y que se tenga a la asociación del barrio de Santa Ana y San Roque «por opuesta a la concesión de la licencia ambiental» por la cercanía al recinto antes mencionada y «por el perjuicio que puede suponer a todos el tener que convivir con una actividad tan delicada desde el aspecto sociocultural y sanitario como es la cremación de cadáveres».

Desde la empresa promotora se ha defendido de forma insistente en estos años que «la legislación dice clarísimamente que la normativa sanitaria que se plantea para cementerios no tiene que aplicarse en el caso de los polígonos industriales. Es más, un velatorio puede tenerse en una residencia de ancianos, por poner un ejemplo».

Compartir:
Valorar este artículo