Actualizado: 24/07/2021
InicioCuriosidadesLas excavaciones arqueológicas en la zona de La torre funeraria de Sant Josep del siglo I, descubre sus enigmas

Las excavaciones arqueológicas en la zona de La torre funeraria de Sant Josep del siglo I, descubre sus enigmas

Las excavaciones arqueológicas en la zona de La torre funeraria de Sant Josep del siglo I, descubre sus enigmas

Vía: La Marina Plaza

La torre funeraria de Sant Josep, del siglo I, podría no ser la única atalaya romana de la partida de Torres, en La Vila. Es una torre funeraria romana que se encuentra a 3 Km de Villajoyosa (provincia de Alicante). Las excavaciones arqueológicas que se han hecho en la zona para poder restaurarla han sacado a la luz otros sillares que han abierto nuevos enigmas sobre la posibilidad de la existencia de varios monumentos de estas características a su alrededor.

De hecho, si esto se confirmara, la denominación de esta zona como partida de Torres podría ser precisamente una referencia a la concentración de torres junto a ésta romana, a lo que se suma que el río que discurre cercano al yacimiento recibe el mismo nombre. Estas nuevas incógnitas han salido a la luz, según informó el Ayuntamiento en un comunicado, tras la obligatoriedad de excavar arqueológicamente las inmediaciones del monumento, lo que ha permitido conocer con mayor exactitud las dimensiones de la Torre de Sant Josep, o Torre.

Está declarada Bien de Interés Cultural desde 1990, con el nombre de Torre de Hércules. Se trata de uno de los principales iconos de la arqueología romana de la Comunidad Valenciana.Ésta es la torre funeraria de época romana mejor conservada de la península Ibérica. Tras su restauración, que ya ha comenzado, se convertirá en el mayor monumento funerario en forma de torre, al alcanzar los diez metros de altura. Los trabajos tendrán una duración de tres meses por lo que para la próxima primavera ya estará terminada.

En las inmediaciones se han hecho otros descubrimientos como varios pedestales, algunos de grandes dimensiones, que podrían soportar imágenes ecuestres o varias figuras humanas, el enterramiento infantil encontrado en 2012 y pendiente de datación, un sillar romano reutilizado como prensa de aceite en la casa que se construyó adherida a la torre, el acceso al recinto funerario.

Existen varias hipótesis sobre la elección de este lugar para la instalación de la torre (o las torres) y el resto de elementos, ya que estos solían emplazarse en las inmediaciones de calzadas importantes. El no haber encontrado una calzada de relevancia en la parte terrestre, se considera que la referencia es la mayor calzada de la antigüedad, el mar, tan ligado a la historia de la ciudad.

Los trabajos de restauración de este monumento romana están financiados por la Conselleria de Cultura. La directora general de este departamento, Marta Alonso, visitó este lunes los restos arqueológicos junto al alcalde, Jaime Lloret, y el concejal de Patrimonio Histórico, Pepe Lloret.

Compartir:
Valorar este artículo