Actualizado: 14/12/2018
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife sube las tasas del cementerio municipal un 38,7%

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife sube las tasas del cementerio municipal un 38,7%

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife sube las tasas del cementerio municipal un 38,7%

Vía: L.C. / El Día

Tener un familiar enterrado en Santa Cruz de Tenerife puede salir por un pico. Entre 9,07 y 217,62 euros al año más IGIC, dependiendo de si es un nicho de restos o un panteón. Hasta ahora estas tasas de mantenimiento las venía pagando el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a razón de 650.000 euros al año. Hace unos días, no obstante, les empezaron a llegar las cartas de reclamación de pago a los vecinos. Y se reabrió la polémica.

La actualización de las tasas de cementerios (con una subida del 38,7%) se aprobó en el Pleno de mayo de 2012, con los votos en contra del Partido Popular (PP) y de Sí de Puede y las abstenciones de Por Tenerife (XTF) y Ciudadanos de Santa Cruz.

En ese Pleno, el concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, aseguró que no existía ningún informe que impidiera estas medidas, según se recogía en la crónica publicada por EL DÍA. Sin embargo, desde la oposición se le advirtió al grupo de gobierno de posibles irregularidades.

En 13 años no se había actualizado la ordenanza fiscal de cementerios, lo que había originado una demanda en los tribunales de Cetensa, la empresa que los gestiona, que costó 6 millones (abonado con el crédito a proveedores, sin intereses de demora) a las arcas municipales.

En enero de 2013, Sí se Puede pide la comparecencia de Arteaga en una comisión de control para que explique qué ocurre con Cetensa. En esta, el edil de Servicios Públicos recuerda que en diciembre de 1994 el Pleno acordó adjudicar a Cetensa la concesión administrativa para la ejecución de obras de infraestructura y ampliación y su posterior explotación del servicio de Cementerios durante 30 años.

A principios de 1995, Cetensa acordó “no aplicar la tarifa 14, Tasas de Mantenimiento, a los nichos en concesión por cinco años y solo mantener la tasa de mantenimiento para los titulares de los derechos a 99 años”. En el contrato se recogía que Cetensa tenía que pagar un canon y que cobraría, entre otros, “una tasa de mantenimiento de unidades de enterramiento en los cementerios municipales”.

En diciembre de 1997, dos años después, Cetensa accedió a suspender de forma temporal las tasas durante el trienio 1998, 1999 y 2000, “siempre y cuando se procediera a compensar el desequilibrio económico” que ello ocasionaría a la concesionaria.

La compensación, que aprobó el Pleno en junio de 1998, fue un derecho real de superficie sobre la parcela colindante a Santa Lastenia, autorizándole además a que la cediera a terceros durante 75 años. Se trata del espacio donde se levantó el tanatorio, que construyó y explota la empresa Mémora y que no paga ningún tipo de canon al ayuntamiento.

La situación de los cementerios, lejos de aclararse, fue oscureciéndose cada vez más. Cetensa llevó a los tribunales al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para reclamarle el pago de la tasa de mantenimiento desde 2001. Y ganó. El abogado de la empresa Cetensa era el entonces cuñado del alcalde Miguel Zerolo. El que fuera concejal de Cementerios cuando se adjudicó el servicio, Valeriano de Armas Felipe, pasó después a ser gerente de Cetensa.

Desde 2013, Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se Puede, está argumentando que no se deben abonar las tasas de mantenimiento a Cetensa y esgrimiendo, para fundamentar esta afirmación, un informe del jefe de Servicios Públicos que data de 2005.

Los estados por los que ha pasado este informe también son casi fantasmagóricos . En el Pleno de 2012, el concejal de Servicios Públicos, en la Comisión de Control de enero de 2013, negó que estuviera en el expediente. Hoy no quiere entrar en valoraciones, pero considera que “los técnicos se equivocaron” cuando aseguraron que el consistorio no tenía obligación de pagar ningún tipo de tasa, porque Cetensa lo ganó en los tribunales.

A este respecto, el edil de Sí se Puede argumenta que hubo “varios acuerdos plenarios” en la época de Zerolo que allanaron el camino para esta reivindicación. “Se reconoció que procedía pagar esas cantidades”, afirma.

La que era concejal de Fomento en Las Palmas de Gran Canaria en 2011 Nardy Barrios explicó que lograron tumbar la tasa porque “siempre hay una relación entre el gasto y el coste de la misma” y que Canaricem no demostró que estuviera realizando un mantenimiento de estos nichos. “Se ocupaba de la limpieza y los jardines del recinto, pero las unidades de enterramiento las cuidaban los particulares”, detalló Barrios, que es abogada.

La justificación del ayuntamiento es opuesta. El edil de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, explicaba que esta tasa son “gastos comunes”, como el pago de la comunidad de un edificio. Este viernes pasado, el alcalde anunció que los jubilados, parados o personas que cobren menos del salario mínimo interprofesional no tenían que abonar la tasa, que la asumiría el ayuntamiento.

Para el edil del PP Carlos Garcinuño el alcalde está “desautorizando” a Dámaso Arteaga. De cualquier forma considera que “hay mucho que investigar” en los cementerios, empezando por si hay que pagar o no. Es evidente que la muerte tiene un precio. Al menos en Santa Cruz de Tenerife.

El viernes no había ni un alma dentro del cementerio de Santa Lastenia, pero las oficinas de la entrada eran un continuo ir y venir de personas con una carta en la mano. En ella venía la tasa de 37,26 euros que corresponde al mantenimiento de nichos de adultos. “Hace dos años me rompieron los cristales de mi nicho y cuando fui a reclamar me dijeron que era como si tuviese un coche en la calle”, explicaba María del Carmen Trujillo, que recordaba también que hace años le pidieron dinero para poner unas luces que nunca colocaron.

“¿Pero qué mantenimiento si está toda sucia, si nos encargamos nosotros?”, se quejaba también Jacinta Ferreira, que acompañaba a su madre. Rosa Angélica Hernández también explicaba que le rompieron una bóveda y que fue ella la que tuvo que abonarlo. “En Vallehermoso tengo cuatro nichos y no pagamos nada y en Guía de Isora, que están mis padres, tampoco”.

Pilar Hernández fue ayer a informarse porque no le había llegado la carta. “El nicho se ocupó en marzo, pero me han dicho que tengo que pagar”, explicaba, para añadir que pagó casi 3.000 euros para tener los restos de la familia juntos. Los trabajadores de Cetensa no paraban tampoco de coger el teléfono. Informaban de que el plazo para pagar es hasta final de mes y puede hacerse en las oficinas o a través de cuenta bancaria.

Las Palmas eliminó la tasa en el año 2011 por “ilegal”

Los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria no pagan tasa de mantenimiento de nichos desde 2011, cuando ganaron en los tribunales a la empresa concesionaria Canaricem, según explicó a EL DÍA la edil entonces responsable, Nardy Barrios (Compromiso por Las Palmas).

Barrios explicó que la tasa se aprobó en el mandato de la alcaldesa Pepa Luzardo (PP), pero que ella luchó para que no se cobrara. “Era ilegal e injusta”, dijo. Barrios aseguró que Canaricem y Cetensa tienen el mismo administrador responsable. Lo que no tienen son los mismos beneficios en las dos ciudades.

 

 

Compartir:
Valorar este artículo