Actualizado: 10/12/2018
InicioNoticiasEncuentran restos óseos humanos y de animales entre la basura del cementerio de Villanueva de la Cañada

Encuentran restos óseos humanos y de animales entre la basura del cementerio de Villanueva de la Cañada

Encuentran restos óseos humanos y de animales entre la basura del cementerio de Villanueva de la Cañada

Vía: ABC

Antropólogos y médicos forenses consultados por el diario ABC aseguran que los restos que se encuentran en una especie de osario, a la intemperie, al alcance de cualquiera, en el cementerio municipal de San Sebastián, en Villanueva de la Cañada (municipio de la Comunidad de Madrid), «son huesos humanos y de animales entre los que se distinguen claramente tibias y radios de personas, que tienen pinta de ser bastante antiguos».

Unos Comparten espacio en un habitáculo de unos tres metros cuadrados con despojos de animales, plásticos, cartones, escombros, tierra y multitud de basura. El olor es insoportable. Un hecho que no sorprende a los ciudadanos de esta localidad del oeste de la región: «Eso lleva toda la vida así. Ahí se mete gente a hacer ritos satánicos y cosas raras por la noche», explican. «Mi padre está enterrado allí y siempre he visto los huesos tirados», dice uno de sus vecinos.

Entre sus 108 sepulturas hay algunas que cuentan solo con un montículo de tierra y una cruz de hierro. Es bastante sobrio. Otras tumbas están abiertas, apilando en su interior flores de plástico sucias, ladrillos, cemento y envases. El estado en que se mantiene es pésimo. Recorriendo la pequeña instalación por fuera, uno se topa incluso con dos lápidas que nada ocultan bajo tierra, como si se tratara de un acto vandálico en el que algunos decidieron trasladarla extramuros. También se ven algunos huesos pequeños que podrían proceder del osario interior.

El Ayuntamiento (PP), responsable de este cementerio y de su mantenimiento, desconocía la situación de este lugar. Todos estos hechos narrados incumplen con su Reglamento del Servicio de Cementerios Municipales, que ha de garantizar su perfecta conservación. «Desde luego no permanecerá en ese estado», afirmaron fuentes municipales después de que este diario pusiera en su conocimiento cómo se conservan los huesos. El Consistorio informó de que se trata de un cementerio parroquial, como así consta en el Registro de la Propiedad.

Setenta años abierto

El cementerio de San Sebastián realizó la primera inhumación en 1931. Desde entonces se llevaron a cabo 30 exhumaciones, la última tuvo lugar en el año 2000. Supuestamente, los huesos que descansan entre basura pertenecerían a personas que agotaron el tiempo para estar allí enterrados y ningún familiar reclamó sus huesos. Según informan en el Ayuntamiento, los servicios funerarios son los que se encargan de trasladar los restos óseos para ser incinerados.

En este caso, se quedaron allí olvidados. «Este ha sido siempre el cementerio de los pobres. Los otros dos que hay son los de los ricos», comentan los lugareños. Dos camposantos, de responsabilidad pública, el Municipal y el del Cristo —que tampoco permite más inhumaciones— en los que no ocurre nada similar.

El de San Sebastián, dadas sus dimensiones, cerró sus puertas en 2001. No cabía un cuerpo más. Explican desde el Gobierno local de Luis Partida, que, en los últimos años, hasta su clausura, el Ayuntamiento se encargó de hacer los enterramientos. «Durante ese tiempo, no se han trasladado restos humanos al osario de este cementerio», manifiestan.

Compartir:
Valorar este artículo