Actualizado: 14/12/2018
InicioNoticiasInversiones Funerarias, adjudicataria del tanatorio de Santa Lastenia, o paga 350.000 euros o pierde la concesión

Inversiones Funerarias, adjudicataria del tanatorio de Santa Lastenia, o paga 350.000 euros o pierde la concesión

Inversiones Funerarias, adjudicataria del tanatorio de Santa Lastenia, o paga 350.000 euros o pierde la concesión

Vía: G. Maestre, S/C El Día / Tenerife

La empresa adjudicataria del tanatorio de Santa Lastenia (Inversiones Funerarias) tendrá un plazo máximo de tres meses para ponerse al día en el pago del canon de explotación del servicio con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife o, de lo contrario, se enfrenta a la rescisión del contrato.

Así lo confirmó el pasado jueves durante la comisión de control el concejal de Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, que detalló que “esta decisión se ha tomado después de que los técnicos municipales estudiaran el caso y comprobaran de que jurídicamente se puede exigir ese pago a la empresa con carácter retroactivo desde el año de la concesión, es decir, desde 2004”.

En concreto el Ayuntamiento ha estimado que Inversiones Funerarios ha de pagar “como mínimo” 350.000 euros. “Le hemos solicitado a la empresa la información sobre las cuentas de estos diez últimos años para determinar con exactitud el canon que deben pagar, pero la estimación que nos sale es que son 350.000 euros y ya le hemos avisado de que si no nos presenta los datos en tiempo y forma habrá una sanción y que incluso será causa de que extinga la concesión”, manifestó el edil.

Preguntado por qué se toma ahora esta medida cuando la concesión se remonta a 2004, Arteaga explicó que “en su momento, la empresa alegó que la cesión del terreno para construir el tanatorio que le hizo la empresa Cetensa no incluía el pago de canon alguno y el Ayuntamiento no resolvió esta cuestión ni abordó una solución, así que ahora se ha revisado y se ha determinado que sí es viable. No obstante, la oposición al completo le reclamó que ordene una auditoría en la empresa Cetensa.

Compartir:
Valorar este artículo