Actualizado: 14/12/2018
InicioNoticiasLa Audiencia Provincial de La Coruña ratifica el sobreseimiento de las diligencias por el tanatorio de Camariñas

La Audiencia Provincial de La Coruña ratifica el sobreseimiento de las diligencias por el tanatorio de Camariñas

La Audiencia Provincial de La Coruña ratifica el sobreseimiento de las diligencias por el tanatorio de Camariñas

Vía: La Voz Galicia

La Audiencia Provincial de La Coruña ha ratificado el sobreseimiento de las diligencias previas abiertas a cinco concejales de la junta de gobierno de Camariñas, entre ellos el alcalde, Manuel Valeriano Alonso, por un presunto delito de prevaricación administrativa.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Corcubión, Iván Barallobre, ya había determinado que no existía base suficiente para la imputación en el año 2012 y lo volvió a reiterar el 16 de mayo del 2013, aunque ahora son los magistrados de la Audiencia los que cierran definitivamente el asunto sin posibilidad de más recursos.

El origen de este conflicto fue la denuncia presentada por Guadalupe Elena Alvite Alborés, a través de su abogado Sebastián Lorenzo Viejo, puesto que la mujer, como después le reconocieron los tribunales, era propietaria de una pequeña franja de terreno ocupada por el tanatorio municipal.

Sin embargo, la cuestión que se dirimía en esta parte del proceso es si los concejales habían incurrido en algún delito al aceptar por parte de la Fundación Fernández Espín la donación de una finca, condicionada a que se hiciese el tanatorio, sin analizar si esto resultaba o no viable.

Los magistrados explican en su auto que la «mera ilegalidad administrativa» no tiene porque suponer el delito penal de prevaricación, que está reservado para los casos más graves, en los que hay ánimo de enriquecimiento ilícito o lesiones al interés colectivo.

Aún dando por buena la teoría de la denunciante, del mayor coste de las obligaciones que el valor de lo donado -dicen los jueces- «debe entenderse como beneficiosa para el interés colectivo, pues se dirige a la construcción de un tanatorio, que no supone la asunción de unas competencias exorbitantes por parte de la Administración municipal, por lo que puede ser tachada de arbitraria; no existiendo datos, siquiera indiciarios, para fundar que con ello se está persiguiendo un lucro particular injustificado».

Unas conclusiones que para el alcalde, demuestran que siempre actuaron de buena fe y en en favor del interés de los vecinos en el asunto del tanatorio. Un capítulo que no se atreve a dar por cerrado porque, «como había tantos recursos por aí, igual queda algún», pero sí se muestra convencido de que lo importante es contar con el servicio en funcionamiento.

Compartir:
Valorar este artículo