Actualizado: 11/12/2018
InicioNoticiasExgerente de la Funeraria de Palma admite desvió de fondos y acepta la pena de prisión de 39 meses

Exgerente de la Funeraria de Palma admite desvió de fondos y acepta la pena de prisión de 39 meses

Exgerente de la Funeraria de Palma admite desvió de fondos y acepta la pena de prisión de 39 meses

El exgerente de la Empresa Funeraria Municipal de Palma Óscar Collado, se ha sentado en el banquillo de los acusados por desviar fondos a través de esta empresa pública, ha aceptado una pena de prisión de tres años y tres meses tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción y la acusación particular. El Ministerio Público solicitaba inicialmente un total de 12 años de cárcel.

El inculpado, quien entre los años 1989 y 2007 buscó enriquecerse de forma ilícita a través de diferentes vías, deberá pagar en concepto de responsabilidad civil un total de 250.000 euros, cifra que contrasta con los 1,2 millones que reclamaba el fiscal Juan Carrau. Asimismo, la mujer de Collado, Francisca Moll, deberá hacer frente al pago de 20.000 euros como responsable civil a título lucrativo, puesto que si bien desconocía el origen ilícito del dinero y los fondos que obtenía su esposo se aprovechó de los beneficios que éste obtuvo.

El escrito de conformidad contempla las atenuantes de reparación del daño -tanto Collado como su esposa han devuelto 120.000 euros- así como de dilaciones indebidas. Asimismo, se han retirado las acusaciones contra dos proveedores de la sociedad municipal, Juan Perelló y Esteban Serret.

Tal y como ha reconocido Collado con la firma del acuerdo, el inculpado se apropió de los fondos presentando facturas inveraces o fraudulentamente alteradas por servicios inexistentes; apoderándose de cantidades que los particulares le entregaban; incrementando artificialmente el precio de los servicios prestados por los contratistas de la empresa y beneficiándose de este sobrecoste, o percibiendo comisiones.

Así, entre las conductas desplegadas, el acusado se apropió de hasta 61.208 euros de la Funeraria tras recibir el dinero en metálico por la compra de tumbas, fondos que evitaba incorporar como ingresos de la empresa.

Del mismo modo, el procesado gastó elevadas cantidades de dinero público en beneficio propio: así, en comidas, viajes y seguros de vida desembolsó hasta 30.000 euros, mientras que por trabajos a nivel particular cargó a la empresa municipal un total de 48.000.

Collado manipuló asimismo numerosos tickets y facturas haciendo figurar cantidades superiores a las realmente pagadas por él, en relación entre otras a clases de inglés, lo que supuso un perjuicio de unos 3.000 euros.

Compartir:
Valorar este artículo