Actualizado: 07/12/2019
InicioNoticiasLa construcción de un tanatorio-crematorio encuentra la oposición de los vecinos de Santecilla y Gijano

La construcción de un tanatorio-crematorio encuentra la oposición de los vecinos de Santecilla y Gijano

La construcción de un tanatorio-crematorio encuentra la oposición de los vecinos de Santecilla y Gijano

Vía: Diaro de Burgos

El proyecto de Funeraria Aranguren de instalar un tanatorio con salas de velatorio y un horno crematorio en una parcela del polígono industrial de Santecilla (provincia de Burgos) ha levantado ampollas entre los propietarios de las viviendas más cercanas ubicadas tanto en Santecilla como en Gijano, que temen por los posibles «olores, humo y molestias» que esta actividad pueda causar en el entorno. «Creemos que nos perjudica clarísimamente, porque lo tenemos al lado, y tomaremos todo tipo de medidas para evitarlo», señalaron ayer vecinos que representan a una urbanización de 40 viviendas muy cercana al polígono poco después de acudir al pleno del Ayuntamiento del Valle de Mena en busca de información.

Tras ello, el alcalde menés, Armando Robredo, confirmó al Diario de Burgos que se les ha adelantado que la posición del equipo de gobierno es  «desfavorable a esta instalación en el polígono».
 No obstante, «la decisión definitiva está en manos de la Junta de Castilla y León que tendrá que emitir su informe vinculante, al tratarse de una actividad sometida a la obtención de licencia ambiental», según el regidor. Funeraria Aranguren realizó a finales del pasado año una consulta en el Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento menés para conocer si su proyecto cumplía con la normativa vigente y podía materializarse en el polígono de Santecilla.

María Ascensión García de Andoin, la máxima responsable de Funeraria Aranguren, aseguró ayer que el Consistorio contestó a esa consulta que «no hay dificultad alguna para la instalación en el polígono» y de ahí que la empresa haya encargado ya la redacción del proyecto de una construcción de 500 metros cuadrados que iría en una parcela de la zona central del polígono. 
Funeraria Aranguren, con servicios en Villasana de Mena desde 2003 y en Zalla y Balmaseda, ha ido viendo el creciente mercado de las cremaciones y como en el último trimestre del pasado año, el 61% de sus clientes se decantaron por esta fórmula.

Según sus cálculos, las instalaciones proyectadas en Santecilla atenderían una media de 200 cremaciones al año, menos de una al día. Cada una de ellas, explican, dura tres horas y los «doce metros lineales de filtros por los que pasa el humo hacen que prácticamente solo salga aire al exterior». García de Andoín considera que «si hubiera algún problema de contaminación, Sanidad y Medio Ambiente serían los primeros que no nos permitirían llevar a cabo nuestro proyecto».

A su juicio, los vecinos de Santecilla y Gijano «solo tienen que visitar instalaciones como las de Funeraria San José en el polígono de Villarcayo para comprobar si emiten o no olores o humo». Recuerdan como en diferentes  poblaciones vascas se encuentran junto a instalaciones como hoteles o supermercados o incluso en el casco urbano, como es el caso de Bilbao o Portugalete

Compartir:
Valorar este artículo