Actualizado: 12/06/2021
InicioNoticiasAyuntamiento compra centro social al Arzobispado y proyecta hacer tanatorio, velatorio y museo

Ayuntamiento compra centro social al Arzobispado y proyecta hacer tanatorio, velatorio y museo

Ayuntamiento compra centro social al Arzobispado y proyecta hacer tanatorio, velatorio y museo

Vía: Diario de Teruel

El Ayuntamiento de Samper de Calanda (provincia de Teruel) ha comprado el vetusto centro social eclesiástico al Arzobispado de Zaragoza con el fin de rehabilitarlo y volver a abrirlo a los vecinos 20 años después. La prioridad para el equipo de gobierno es habilitar un velatorio y, con el tiempo y la financiación necesaria, poder adecentar el antiguo cine y el bar y crear un museo local de la Semana Santa.

El contrato de la venta del inmueble, de 800 metros cuadrados de superficie útil, fue suscrito el viernes. Según el acuerdo, el Consistorio pagará 80.000 euros al Arzobispado en cuatro anualidades, de las que ya ha abonado la primera.

El alcalde de Samper, Alfonso Pérez, calificó el convenio de “histórico” porque “el edificio es muy querido por los vecinos”, aunque lamentó que la Iglesia no haya accedido a cederlo gratuitamente pese a que fueron los propios vecinos quienes participaron en la construcción del centro cultural, que fue inaugurado en 1962.

Con la compra, el Consistorio cumple la aspiración de toda una década. El objetivo es volver a abrir el espacio a los vecinos después de 20 años de abandono y deterioro del inmueble.

El Ayuntamiento cuenta con un proyecto redactado para la restauración del edificio cultural, aunque Pérez es consciente de las limitaciones presupuestarias del momento. “Con 400.000 euros de inversión el edificio podría estar funcional, pero iremos paso a paso”, matizó.

La prioridad para el equipo de gobierno es “hacer diáfana la planta baja, donde hay unos bajos con diversas salas, para instalar un tanatorio-velatorio” con “entrada a pie de calle, baños y luz”.

En siguientes fases, “con el dinero que fuéramos consiguiendo”, el objetivo sería acondicionar la antigua sala de cine, que consta de “600 butacas que están rotas”. Se trata de una sala “grandiosa” que se pondría en funcionamiento para celebrar charlas, representaciones teatrales y sesiones de cine.

 

Compartir:
Valorar este artículo