Actualizado: 17/06/2021
InicioNoticiasAyuntamiento de Elche reduce la inversión inicial y construirá 708 nichos en vez de los 1.120 previstos

Ayuntamiento de Elche reduce la inversión inicial y construirá 708 nichos en vez de los 1.120 previstos

Ayuntamiento de Elche reduce la inversión inicial y construirá 708 nichos en vez de los 1.120 previstos

Vía: Información

El déficit de nichos en los cementerios municipales de Elche empieza a ser un  problema para el equipo de gobierno. En estos momentos, sólo hay disponibles 218 tumbas en el Cementerio Nuevo, todas ellas de cuarta fila, lo que supone la mitad de las que había a finales de marzo, cuando se cifraron en 400. Por ello, la concejal del área, Manuela Mora, ya anunció en marzo la construcción de 480 sepulturas sencillas y 640 dobles.

Sin embargo, las cosas han cambiado y ahora únicamente se construirán 508 nichos sencillos y 200 dobles, pero no estarán para octubre, como se dijo inicialmente, sino que la ejecución comenzará ese en octubre. Con ello, las tumbas no estarán hasta finales de este año o principios del próximo, si no vuelve a haber imprevistos.

Desde el Gobierno municipal afirmaron que la reducción en el número de plazas respecto al proyecto inicial ha sido consecuencia de «cuestiones técnicas» en lo que al espacio se refiere, aunque afirman que, poco a poco, se irán ampliando, en función de las necesidades que se vayan generando.

La situación, lógicamente, se ve con recelo desde los sectores implicados. No en vano, según las cifras que dio Manuela Mora, de media se producen 100 enterramientos al mes en Elche, de los que más del 80% tienen lugar en el Cementerio Nuevo. Además, la mitad de las sepulturas se realizan en estos momentos en tumbas libres. Así las cosas, son muchos los que temen que, de aquí a unos meses, no queden nichos libres en el casco urbano. Mientras, desde el equipo de gobierno inciden en que «no va a haber ningún problema, porque hay de reserva».

Más allá de la carencia de tumbas, los usuarios se enfrentan a un segundo problema: en la actualidad únicamente quedan de cuarta fila, que son las más baratas, pero también porque son las que menos demanda tienen.

Esta situación ha dado pie a que en los últimos meses hayan proliferado las quejas entre aquellas personas cuyo familiar tenía contratado un capital equivalente a una tumba de categoría superior las más cotizados son las de segunda fila y, finalmente, se ha tenido que conformar con una de cuarta, con el consiguiente reintegro por parte de la compañía aseguradora.

Es más, hasta ahora, lo habitual es que la gente contratara un capital menor y, llegado el caso, abonaban la diferencia para acceder a un nicho de categoría superior. «La crisis sí se ha notado ahí, porque la diferencia de un nicho de segunda y de uno de cuarta es de algo más de 1.200 euros y, por eso, si la persona recibe la diferencia en metálico, no lo nota tanto», relata un trabajador del sector.

Paralelamente, hay quien alerta de que esta circunstancia se le puede volver en contra al Ayuntamiento, ya que parece que ya hay quien ha dejado caer su intención de comprar un nicho de una categoría superior cuando se pongan a la venta para poder trasladar los restos de sus familiares a las nuevas construcciones.

 

Compartir:
Valorar este artículo