Funsegur
Actualizado: 16/08/2022
InicioDestacadosUn recorrido por la religión y el mundo funerario ibérico del Bajo Aragón en el centro de visitantes de Caspe

Un recorrido por la religión y el mundo funerario ibérico del Bajo Aragón en el centro de visitantes de Caspe

Un recorrido por la religión y el mundo funerario ibérico del Bajo Aragón en el centro de visitantes de Caspe

Un recorrido por la religión y el mundo funerario ibérico del Bajo Aragón en el centro de visitantes de Caspe

Vía: Agencia

La Ruta de los Íberos del Bajo Aragón sitúa uno de los Centros de Visitantes en el municipio de Caspe, (provincia de Zaragoza) especializado en el mundo religioso y funerario Ibérico.

El de Caspe es uno de los doce que recoge la Ruta de los Íberos del Bajo Aragón. Esta es una iniciativa de turismo cultural y arqueológico basado en la cultura ibérica del Bajo Aragón, cuyo objetivo es recuperar y valorar los yacimientos arqueológicos de época ibérica que se encuentran en el territorio.

Asimismo, la ruta, gestionada por el Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón, busca mejorar y crear una red de pequeños centros de visitantes donde se difundan los hallazgos de los yacimientos. En Zaragoza solo se encuentra el de Caspe y los otros once están distribuidos por Teruel.

El Centro de Visitantes de la Ruta Iberos en Caspe trata como tema específico el mundo funerario y religioso de época ibérica, y. se ubica en el mismo edificio de la Oficina de Turismo, en el casco histórico de la localidad y es de entrada gratuita.

EXPOSICIÓN
Por una parte, el centro recoge información sobre la religión de época ibérica, obtenida a partir de cerámicas y objetos escultóricos. Debido a la falta de documentación grecolatina y en escritura ibérica sobre las creencias y prácticas religiosas de dichos pueblos, es un ámbito poco conocido en la zona.

Respecto al mundo funerario, los enterramientos en la zona del Bajo Aragón están bien documentados. Se daba una forma de enterramiento muy característico consistente en un tipo de tumbas circulares de gran tamaño con forma de tambor en cuyo interior se encuentra la cámara funeraria. Este tipo de tumbas reciben el nombre de túmulos de cista excéntrica.

En el centro se hace un repaso por los distintos tipos de enterramiento, que presentaban peculiaridades dependiendo del difunto: si se trataba de un miembro destacado de las élites sociales se introducían junto a la urna ostentosos ajuares. En ocasiones la urna también iba acompañada de restos de alimentos y animales consumidos en el banquete funerario que se realizaba en honor del fallecido.

Por otra parte, un aspecto fundamental de la colección son las estelas ibéricas. Se trata de piezas de piedra con inscripciones temáticas, que se han asociado a un carácter conmemorativo dentro del mundo funerario. Suelen representarse lanzas, orlas, caballos e instrucciones en lengua ibérica.

El impulsor del proyecto y antiguo gerente del Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón, José Antonio Benavente, ha explicado que «el Bajo Aragón puede diferenciarse muy bien de territorios vecinos, precisamente por este tipo de testimonios culturales».

A lo largo de toda la muestra se han instalado paneles informativos para que las réplicas de los hallazgos vayan acompañadas de una explicación. Salvo dos piezas originales de Caspe, el resto de la colección está conformada por réplicas de piezas encontradas en la zona. También se exponen maquetas de los yacimientos y de las tumbas.

YACIMIENTOS
En la visita al centro se ofrece también una ruta guiada por los dos yacimientos de Caspe: la Tallada y la Loma de los Brunos. La Tallada es un poblado ibérico que data del siglo IV a.C. y cuenta con una serie de estructuras defensivas. En la zona Norte se protegían con un gran foso excavado en roca y una torre de planta rectangular que aun conserva el primer tramo de su escalera de acceso. En el Sur del poblado se construyó un sistema más complejo compuesto por un foso, una muralla curva con base construida en talud y un doble antemural.

La Loma de los Brunos es un poblado y necrópolis descubierto en 1958, que se ha datado entre los siglos VII-VI a. C. La necrópolis, excavada en su totalidad, conserva restos de 18 túmulos funerarios de unos tres o cuatro metros de diámetro, todos según la modalidad descrita salvo uno cuya planta es cuadrangular.

ORGANIZACIÓN DE LOS CENTROS
Cada uno de los pueblos tiene un Centro de Visitantes con un contenido distinto. Todos cuentan con una introducción general sobre la cultura ibérica y el proyecto de la Ruta de los Íberos en el Bajo Aragón. Y tras ese primer acercamiento, cada centro se especializa en un ámbito.

Caspe se ha centrado en la religión y el mundo funerario puesto que contaba con una necrópolis señalizada, así como con estelas originales. Benavente ha declarado que «siempre se ha intentado que los temas que se presentan en un centro tengan una relación directa con los yacimientos de la zona».

La particularidad de que el centro de Caspe se encuentre en la Oficina de Turismo tiene la ventaja de que cualquier visitante que acuda a por información puede visitar el centro. Abre de martes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 19.00 horas, así como los domingos de 10.00 a 13.00 horas.

Compartir:
Valorar este artículo