Actualizado: 21/01/2022
InicioNoticiasLa asociación Portus Planus rescata un museo olvidado de Puertollano gracias a su esfuerzo y dedicación

La asociación Portus Planus rescata un museo olvidado de Puertollano gracias a su esfuerzo y dedicación

La asociación Portus Planus rescata un museo olvidado de Puertollano gracias a su esfuerzo y dedicación

Vía: Mi Ciudad Real

Muchas personas que se encuentran de vacaciones navideñas se han animado a visitar –entre otros– el Museo Etnográfico de Puertollano, (provincia de Ciudad Real) rescatado del cierre y del olvido por la Asociación Portus Planus.

Se trata de una asociación sin ánimo de lucro de carácter cultural, cuyo objetivo es estudiar y dar a conocer todo el patrimonio de Puertollano y su comarca.

El recinto, que también alberga el soberbio belén minero de la asociación, está registrando estos días sus picos de visitas desde la reapertura, y vuelve a mostrar sus secretos a muchos residentes de Puertollano que ni sabían de su existencia.

Todo, de la mano de los esforzados voluntarios de Portus Planus, que está demostrando una dedicación y una gentileza ejemplar.

El Museo Etnológico Municipal de Puertollano reabrió sus puertas de manera permanente tras el convenio de cesión firmado por el alcalde, Adolfo Muñiz, con la Asociación Portus Planus.

La cesión de este espacio museístico situado en el número 39 de la calle Conde Valmaseda tendrá una duración de cuatro años y hará posible que sus fondos estén a disposición del público a través de visitas libres y guiadas

LOS FONDOS DEL MUSEO
El Museo Etnológico está ubicado en uno de los edificios mineros urbanos más singulares de Puertollano, que levantó la Sociedad Minera Oretana a finales del siglo XIX por encargo a Constructores CMU Ciudad Lineal de Madrid, como aparece en una placa de su fachada.

El museo repasa el pasado agrícola y ganadero de la comarca de Puertollano, desde la agricultura cerealista, a los animales de tracción, el pastoreo, medidas y pesos y actividades alimenticias tradicionales.

Además, dispone de espacios en los que se hace un recorrido por diversos aspectos históricos, sociales y económicos.

En el jardín del recinto también se encuentra expuesta una tumba visigoda hallada en los años setenta en el complejo industrial en el denominado «Campo de las Sepulturas», una necrópolis posiblemente del siglo V, situada en las cercanías del valle del río Ojailén.

Compartir:
Valorar este artículo