Actualizado: 22/10/2020
InicioDestacadosEl alcalde socialista de Sevilla no siente ningún respeto por los cadáveres afinados en el crematorio

El alcalde socialista de Sevilla no siente ningún respeto por los cadáveres afinados en el crematorio

El alcalde socialista de Sevilla no siente ningún respeto por los cadáveres afinados en el crematorio

Vía: Roberto Durán

La incompetencia mostrada por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE) al hacer oídos sordos a las constantes denuncias por parte de los trabajadores del Crematorio del Cementerio de San Fernando, exigiendo medios materiales y muy especialmente, la reparación de uno de los tres hornos de que disponen.

A día de hoy, únicamente están activos dos hornos con los que no consiguen disminuir el número de cadáveres que se encuentran en espera, ya que solamente se pueden incinerar una media de 10 cuerpos diarios, frente a los 18 que se podrían incinerar si funcionase el tercer horno.

En realidad el crematorio debería tener seis hornos, y únicamente tiene tres y uno de ellos se encuentra estropeado. “El año pasado ya avisamos, pero ni el alcalde ni el responsable del Ayuntamiento, hacen nada”. Dice un empleado

Los cadáveres han de esperar tres o cuatro días antes de poder ser incinerados, ello se debe al desdén mostrado por quienes rigen el Ayuntamiento de Sevilla. El alcalde socialista, ha dejado a los trabajadores del crematorio sin protección y en absoluto abandono ante la crisis de Covid-19.

Los empleados del crematorio aseguran que son nueve personas las que están haciendo el mismo trabajo que antes hacían 12. Dos se encuentran de baja, uno tiene más de 60 años y está en casa. Pero lo peor es que cuatro de ellos, si se acogiesen al Real Decreto, no podrían ir a sus casas por ser grupo de riesgo.

Hay que considerar a todos los cadáveres como potencialmente contagiosos independiente de la patología que presente cada uno de ellos y la causa de su muerte. Es falso que un cadáver no pueda transmitir a una persona viva una infección vírica, de ahí el riesgo que están asumiendo los trabajadores del crematorio de Sevilla.

A pesar del riesgo existente, el Ayuntamiento no ha protegido debidamente a sus trabajadores, que no disponen de medios ni protección y están abocados al colapso. No disponen de guantes ni de mascarillas, si se rompen ya no les dan más. “Los que tenemos que protegernos, no nos podemos proteger. Estamos desabastecidos, sin material”, dice uno de los empleados.

Los trabajadores enviaron al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, un ofrecimiento para doblar turnos por la noche para conseguir desahogar el crematorio de cadáveres. Una semana después, el alcalde ni se ha dignado a darles una respuesta. La paciencia de los empleados se está agotando.

Compartir:
Valorar este artículo