Actualizado: 22/02/2020
InicioNoticiasEl cementerio viejo de Cáceres recupera los nichos de “más de cien años” por la falta de espacio

El cementerio viejo de Cáceres recupera los nichos de “más de cien años” por la falta de espacio

El cementerio viejo de Cáceres recupera los nichos de “más de cien años” por la falta de espacio

El Ayuntamiento de Cáceres está recuperando nichos de hace cien años en el cementerio viejo por la falta de espacio para enterramientos en el camposanto, debido a la paralización de las obras de ampliación en la zona nueva.

La empresa Orizontia SL fue la adjudicataria de las obras de ampliación y que estaba ejecutando la subcontrata Aguaema. El portavoz del Gobierno local y concejal de Fomento, Andrés Licerán, ha señalado que ha habido que adoptar “medidas puntuales” para seguir enterrando a las personas que fallecen en la ciudad, por lo que se han abierto las tumbas que tienen más de cien años, situadas en el cementerio viejo, para poder seguir realizando enterramientos.

Las familias afectadas han sido informadas de esta circunstancia, ha explicado Licerán, que ha añadido que algunos nichos “no cumplían” unas condiciones de mantenimiento adecuado y por eso se ha enviado a la brigada de obras para que adecente y mejore esas tumbas que se han tenido que abrir.

“No es un tema agradable y muy delicado para las familias”, ha indicado el portavoz, que añade que una ciudad de 100.000 habitantes como Cáceres “necesita cuanto antes dar una solución a este problema”.

PROBLEMA URGENTE
Según ha dicho “es urgente” afrontar una nueva fase de ampliación del cementerio, cuyo proyecto está presupuestado en 1,2 millones de euros, pero “con la situación económica en la que nos hemos encontrado el ayuntamiento es complicado poner encima de la mesa esa inversión”, ha dicho, al tiempo que achaca a PP y Ciudadanos que no haya dinero para inversiones debido a la merma de ingresos por la bajada del IBI en la legislatura anterior.

“Este equipo de Gobierno está volcado en buscar fórmulas de cómo acometer o financiar esa obra”, ha dicho, aunque en los presupuestos municipales para 2020 “no hay nada recogido” porque “se está intentando resolver la obra actual”, ha dicho.

A la pregunta de por qué no se resuelve el contrato de forma directa por el ayuntamiento y se adjudica a otra empresa, Licerán ha contestado que “lo tiene que aceptar la otra parte”. “Ellos se oponen a la resolución y es el órgano de la Comisión Jurídica de Extremadura la competente para realizarlo”, ha resaltado.

“Estamos intentando hacer el trámite lo más diligente y ágil que podamos y eso conlleva, según los informes jurídicos, hacerlo a través de la Comisión Jurídica de Extremadura”, ha insistido.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local, ha explicado que cuando entró el nuevo gobierno la situación “era dramática” porque la obra de ampliación tenía que haber empezado en enero y en junio, cuando el equipo de Luis Salaya tomó posesión, seguía sin empezar.

“Hemos intentado en todo momento acelerar el proceso para que se acabara la obra cuanto antes pero los tres intentos de resolución que se han intentado con la empresa no han sido fructíferos”, ha reconocido Licerán, que ha explicado que Orizontia acabó subcontratando la obra a Aguaema que “ha abandonado la obra” y el ayuntamiento ha intentado resolver el contrato.

Según ha explicado Licerán, la empresa adjudicataria se opone a esa resolución por lo que se ha acudido a la Comisión Jurídica de Extremadura que tendrá que dictaminar una resolución sobre el contrato, un trámite que el ayuntamiento espera que esté resuelto “en unos tres meses”.

Compartir:
Valorar este artículo