Actualizado: 04/06/2020
InicioInternacional“La sociedad mexicana está cada vez más abierta a nuevas opciones en servicios funerarios”

“La sociedad mexicana está cada vez más abierta a nuevas opciones en servicios funerarios”

“La sociedad mexicana está cada vez más abierta a nuevas opciones en servicios funerarios”

Vía: Notimex

El presidente de la Asociación de Propietarios de Funerarias y Embalsamadores de la Ciudad de México, David Vélez, asegura que la sociedad mexicana está cada vez más abierta a nuevas opciones en servicios funerarios, aunque las familias mantienen las tradiciones después de que una persona muera.

El presidente expuso que del total de servicios que ofrecen los agremiados cerca de 80 por ciento corresponde a cremaciones y el resto a inhumaciones, lo que responde a que a la sociedad le parece más práctico que ir al panteón, además de que cada vez está más abierta a nuevas opciones.

No obstante, aseguró, en el país mexicano las familias mantienen las tradiciones después de que un familiar muera, es decir hacen un velorio junto con familiares y amigos, misa de cuerpo presente, un cortejo fúnebre de los restos hacia la inhumación o cremación, y rosarios los días posteriores en el caso particular de los católicos.

En cuanto al costo, indicó que tanto la inhumación como la cremación tienen precios similares, de entre ocho mil y 12 mil pesos (365 y 550 euros) por un servicio completo económico, aunque puede incrementarse si los familiares desean ataúdes de maderas preciosas que pueden alcanzar hasta 150 mil pesos (6.850 euros), a lo que se suma el precio por la capilla, el cementerio o crematorio y los servicios religiosos.

En entrevista, advirtió sin embargo que en el país existe una discriminación post mortem hacia las personas que pesan más de 100 kilos, toda vez que existen pocos hornos crematorios con tal capacidad.

Explicó, por ejemplo, que gran parte de los hornos con los que dan servicio los agremiados pertenecen al Gobierno de la Ciudad de México y en ellos sólo es posible cremar a personas que pesan menos de 100 kilos, por lo que los familiares tienen que ir al Estado de México a realizar la cremación lo que incrementa costos.

Lo anterior, anotó, a pesar de que México es uno de los países más personas con obesidad en el mundo, lo que consideró como una discriminación, además de que las necesidades de la población han cambiado y ahora es más común la cremación.

David Vélez fue entrevistado en el marco del Tercer Tianguis Funerario, que presenta opciones en ataúdes, urnas, relicarios, veladoras, criptas y productos como maquillaje y herramientas para embalsamadores, así como libros con diversas técnicas para el tratamiento de cadáveres y su conservación.

Compartir:
Valorar este artículo