Funsegur
Actualizado: 21/05/2022
InicioInternacionalEfemérides: Al morir Sara Braun, nace un mito en el cementerio

Efemérides: Al morir Sara Braun, nace un mito en el cementerio

Efemérides: Al morir Sara Braun, nace un mito en el cementerio

Vía: Autor: Bernardo Veksler/ El diario fin del mundo

Un día como hoy, 22 de abril de 1955, fallecía Sara Braun Hamburguer en Viña del Mar (Chile) y, al ser inhumada en el cementerio de Punta Arenas, comienza a difundirse un mito entre los pobladores de la capital magallánica, que subsiste hasta el presente.

El Cementerio Municipal de Punta Arenas, oficialmente Cementerio Municipal Sara Braun

Sara Braun había nacido en Talsen, imperio ruso, actual Letonia, en 1862. Hija de Elías Braun y Sofía Hamburguer. Acompañada de sus padres y hermanos llegó a Magallanes en 1874. Allí disfrutaron de los beneficios que las autoridades chilenas tenían dispuestas para los inmigrantes que poblaran esa región.

A pesar de la pobreza con que arribaron, la familia poseía una educación formal que les permitiría capitalizar las oportunidades que ofrecía el confín sudamericano.

De oficio hojalatero, Elías Braun logró hacerse de una pequeña fortuna que incrementó cuando se asoció con José Nogueira, importante empresario naviero y exportador de cueros de lobos marinos, además de otras múltiples actividades económicas.

El 23 de agosto de 1887, Sara Braun contrajo matrimonio con el acaudalado comerciante portugués. Desde entonces, disfrutó de una de las posiciones más privilegiadas en la ciudad de Punta Arenas.

La fortuna de Nogueira fue clave para la prosperidad de la corporación familiar. Tras la muerte del lusitano, en 1893, la Braun heredó su inmenso patrimonio que fueron integrados a los de la familia, especialmente a la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego.

La viuda desplegó una acción filantrópica intensa en Punta Arenas, y fueron muchas sus donaciones. Por ello, varias instituciones educacionales o de beneficencia llevan su nombre. Entre sus contribuciones se recuerdan las que realizó a la Cruz Roja y “el pórtico monumental del Cementerio Municipal, donde nació un mito que se conserva hasta nuestros días” (Patagonia chilena.com).

La creencia popular “manifiesta que entre las cláusulas de la donación del pórtico de la necrópolis existiría una que determina que la donante sería la única persona que, una vez fallecida, pasaría por la puerta principal del camposanto”. Como dato que fortalece esa creencia, “actualmente dicho ingreso se encuentra sellado y la entrada se realiza por una puerta lateral”.

A esa leyenda urbana se agrega otra, según la cual el cuerpo de Sara Braun “habría sido embalsamado y que cada 1º de noviembre es sacado de su féretro para ser maquillado y peinado”.

Compartir:
Valorar este artículo