Actualizado: 20/09/2018
InicioNoticiasEl Tanatorio de Nervión ha pasado de la negativa vecinal, a los halagos en solo un año

El Tanatorio de Nervión ha pasado de la negativa vecinal, a los halagos en solo un año

El Tanatorio de Nervión ha pasado de la negativa vecinal, a los halagos en solo un año

Vía: Andalucía Información

El tanatorio de Nervión cumple su primer año ofreciendo servicios funerarios en Sevilla capital. Tras vivir un estreno convulso, ha logrado convencer con su discreción y privacidad a los vecinos.

Las feroces críticas de las familias que viven a pocos metros, en contra de que frente a sus viviendas se instalasen unas instalaciones de ese tipo, se han ido convirtiendo con el paso del tiempo en halagos por su forma “silenciosa” y “tranquila” de atender a los usuarios.

El tanatorio de Nervión, gestionado por el grupo Fuascen, nació envuelto en polémica. El inicio de las obras, en septiembre de 2016, en el solar ubicado entre las avenidas Montesierra y Padre José María Javierre (donde antes hubo un concesionario de coches y posteriormente un gimnasio) puso en pie de guerra a parte de los vecinos del Polígono San Pablo, que sostenían que el lugar no era apropiado para albergar un centro de estas características que sólo contribuirá a degradar aún más la imagen del barrio.

Los responsables de Fuascen se aseguraron de que el tanatorio cumpliese con todos los requisitos legales y administrativos pero, pese a ello, los vecinos se movilizaron para presionar al gobierno municipal para que las instalaciones se levantasen en otro punto y no en ése, próximo a guarderías, parques infantiles y frente a un centro comercial y un restaurante de comida rápida.

Criticaron, especialmente, que el traslado de los féretros se hiciera a la vista de los bloques, algo que en realidad ocurrió de manera puntual debido a las obras a que el Ayuntamiento de Sevilla obligó a Fuascen a acometer en sus elevadores interiores y en el garaje. Actualmente, toda la actividad del tanatorio se realiza en el interior del edificio.

Pese a aquella polémica, los responsables de Fuascen hacen hoy un balance muy positivo de su primer año en funcionamiento. “Vecinos que se sumaban a las críticas, nos han felicitado y agradecido nuestra discreción y forma de trabajar.

El tanatorio de Nervión cuenta con diez salas y una capilla, donde se dispensa a las familias un trato personalizado y comodidades como catering mañana y tarde, mantas o plazas de parking gratuitas en su aparcamiento subterráneo privado.

Compartir:
Valorar este artículo