Actualizado: 17/11/2018
InicioInternacionalInvestigan a una funeraria por vender órganos humanos a instituciones médicas y educativas

Investigan a una funeraria por vender órganos humanos a instituciones médicas y educativas

Investigan a una funeraria por vender órganos humanos a instituciones médicas y educativas

El FBI y policías locales registraron el miércoles pasado una funeraria en Montrose, en el oeste de Colorado, (Estados Unidos de América) por su relación directa con una compañía dedicada a la venta de órganos humanos, según confirmó la Fiscalía federal en el estado.

Según la oficina del fiscal, Jeff Dorschner, investigan desde hace meses a la empresa Sunset Mesa después de recibir al menos una denuncia anónima en contra de Megan Hess, dueña de la funeraria, debido a que la mujer es también propietaria de Donor Services, una empresa que vende órganos a instituciones médicas y educativas.

La inusual combinación de ambos negocios podría representar un conflicto de interés para Hess, o incluso podría resultar en prácticas comerciales fraudulentas, según leyes estatales. El FBI cree que la funeraria se utilizaba para “conseguir órganos”, una actividad sin regular en Colorado, donde no se requieren licencias específicas para abrir un negocio de este tipo y donde no se controla la venta de órganos humanos.

Por orden de la justicia federal, agentes del FBI, asistidos por uniformados de la policía de Montrose, registraron durante seis horas la sede de la funeraria y de Donor Services, donde se incautaron de numerosos elementos que podrían servir como evidencias.

Según Dorschner, los agentes también han interrogado a varios empleados de la funeraria, que fue registrada en 2009 en Colorado como una organización no lucrativa, mientras que Donor Services ofrece servicios de cremación a un costo reducido a cambio de la “donación” de los órganos de esas personas.

Reportes de prensa no confirmados oficialmente indican que Hess y su familia habrían ganado mucho dinero por medio de esa práctica, que incluía no avisar a los familiares de que se iba a extirpar ciertos órganos de los fallecidos o apropiarse de dientes de oro de los finados.

En declaraciones escritas enviadas al Montrose Daily Press, Hess negó haber realizado actividades ilícitas y acusó a los medios de “ensuciar” su reputación por proveer lo que ella describió como “un servicio comunitario para proveer órganos humanos para su estudio científico”.

Según el Departamento de Agencias Regulatorias de Colorado (DORA), desde 2016 hasta el mes pasado se recibieron varias quejas contra Sunset Mesa por presunto incumplimiento de leyes locales antifraude y de protección de los derechos de los consumidores.

Compartir:
Valorar este artículo