Actualizado: 13/12/2017
InicioCuriosidadesEl buda de Sapporpo, el gigante oculto bajo un campo de lavanda

El buda de Sapporpo, el gigante oculto bajo un campo de lavanda

El buda de Sapporpo, el gigante oculto bajo un campo de lavanda

Vía: La Vanguardia

A las afueras de la ciudad de Sapporo, en la isla japonesa de Hokkaido, se encuentra el cementerio Makomanai Takino, un lugar de recogimiento, paz y espiritualidad de 1.800 km². Y aunque normalmente no sería un lugar turístico, sus grandes dimensiones y su espectacular arquitectura paisajística ha hecho que, cada vez más, haya más visitantes interesados en ver sus instalaciones.

Y es que oculta, en una colina, se encuentra una espectacular figura de Buda de 13,5 metros de alto y 1.500 toneladas de peso. La figura estuvo 15 años al aire libre hasta que el arquitecto Tadao Ando (uno de los mayores exponentes de la arquitectura minimalista japonesa) diseñara un espectacular templo para proteger, y armonizar la escultura con el entorno. El objetivo era construir una sala de oración que realzara la figura de Buda.

Atama Daibutsu
La monumental obra de piedra, llamada ‘la colina de Buda’ o Atama Daibutsu, está situada en el corazón de una colina de 180 hectáreas cubierta con 150.000 plantas de lavanda que permiten, a medida que pasan las estaciones, cambiar de color desde el verde en primavera, al púrpura en verano, y el blanco en invierno.

Debajo de la colina fueron excavados 40 metros de túneles con paredes de hormigón, casi sin luz, que llevan hasta una sala circular donde reposa la imagen sentada sobre una gran flor de loto. La sala está iluminada por una obertura superior por donde sobresale parte de su cabeza creando un efecto de halo celestial. La edificación consigue crear la atmósfera perfecta para la meditación, el recuerdo y la oración.

No solo el Buda llama la atención, también unas réplicas de las estatuas moais de la Isla de Pascua y una réplica de Stonehenge. De hecho se solicita una donación de 300 yenes (3€) por persona para mantener los campos e instalaciones.

Compartir:
Valorar este artículo