Actualizado: 19/09/2017
InicioArtículosComillas vela por su camposanto

Comillas vela por su camposanto

Cementerio de Comillas 1

Comillas vela por su camposanto

Vía: Autora: Lucía Alcolea / Diario Montañes

Se trata de subsanar el deterioro que ambos elementos han sufrido en los últimos años, sobre todo por los materiales empleados en restauraciones previas. El Instituto del Patrimonio realiza un informe para rehabilitar el Ángel Guardián y la reja del cementerio.

La figura del ángel Guardián del cementerio de Comillas es uno de los elementos más preciados y representativos de la villa, y en los últimos años ha sufrido un importante deterioro, por eso su rehabilitación y conservación es urgente. El Instituto del Patrimonio Cultural de España ha emitido, a petición de la Consejería de Cultura, un informe técnico de valoración de la estatua del Ángel Guardián y de la reja ornamental del camposanto, que también necesita ser intervenida.

El pasado mes de marzo, dos restauradoras de esta institución visitaron el camposanto con el fin de determinar la gravedad de los daños que sufren tanto el ángel, del escultor Josep Llimona, como la reja, que fue diseñada por el arquitecto catalán Domènech i Montaner en el siglo XIX. Según los datos derivados del informe que estas técnicos han realizado a posteriori, la rehabilitación del ángel guardián costaría unos 18.000 euros más IVA. En el caso de la reja, el coste del proyecto para su restauración ascendería a 50.000 euros. El motivo por el que la rehabilitación de este segundo elemento sea tan cara es que «en el siglo XX sufrió una desafortunada intervención».

En esta intervención, «se incorporó hierro no compatible con el original, lo que está causando pérdidas importantes de material». Es algo que ya apuntaba el entendido Enrique Campuzano, que también se ocupa de velar por la conservación del patrimonio en Cantabria y que estuvo presente en la visita de los técnicos de este Instituto del Patrimonio a Comillas. Según Campuzano, «en las restauraciones que se hicieron en los años cuarenta, sustituyeron el hierro original por un hierro de fundición que no era compatible, lo que ha hecho que se deteriore muchísimo el hierro original, de manera que va a ser muy difícil poder recuperarlo, a no ser que se aborde con mucho criterio y urgencia, ya que este hecho va acelerando el proceso de oxidación del hierro original», señaló.

CIFRAS:
18.000 euros costará restaurar el Ángel Guardían y deberá acometerse en el menor tiempo posible.
50.000 euros costará restaurar la reja ornamental por la errónea utilización de los materiales.

La intervención en la reja, según el informe, «consistiría en la eliminación del hierro de reposición, saneado del original y reintegración con hierro compatible». «El equipo deberá estar formado, entre otros, por un técnico restaurador-conservador, un químico metalúrgico y un herrero-forjador para la reintegración del material», concreta el documento. Lo que al parecer costaría 50.000 euros, una cantidad que luego, como se ha comprobado en otras ocasiones, puede variar. En cuanto al ángel guardián, «en el año 1941 un vendaval derribó la figura, situada en uno de los muros interiores del cementerio, a 18 metros de altura», dice el informe.

El ángel quedó dividido en fragmentos, que luego se reconstruyeron con grapas de hierro y mortero de cemento para recolocarlo. Sin embargo, «en la actualidad presenta un progresivo deterioro que están causando los materiales introducidos en la intervención de mediados del siglo XX y precisa de un tratamiento para su correcta conservación». Para la intervención, continúa el documento, «sería necesario bien colocar un andamiaje reglado que permita trabajar in situ, bien transportar la escultura a un lugar acondicionado para su tratamiento y su posterior colocación en el lugar original». Además, «habría que acondicionar el muro sobre el que se ubica». La intervención de conservación-restauración de esta escultura (sin contar con medios auxiliares y acondicionamiento del muro) podría realizarse con un contrato menor de 18.000 euros más IVA. El tiempo entre la redacción del proyecto y su ejecución debe ser breve o este proyecto se quedaría, concluye, «obsoleto». Habrá pues que darse prisa.

«Se abordan actuaciones sin tener en cuenta los materiales»
El especialista en la conservación del patrimonio, Enrique Campuzano, ha seguido de cerca el proceso de restauración de estos elementos del cementerio de Comillas. Campuzano ya alertó en la visita que realizaron los técnicos de la mala utilización de los materiales que se habían empleado para restaurar tanto el ángel como la reja de Domènech en los años cuarenta. El problema, dijo entonces, «es que se abordan restauraciones sin tener en cuenta qué materiales se emplean, porque no se investiga, lo que ha facilitado el deterioro de las dos piezas».

El cemento que se utilizó para el ángel «se ha sabido más tarde que es muy nocivo para el mármol». También «el hierro y las grapas al oxidarse aumentan su tamaño y rompen el mármol». En cuanto a la reja, «es muy nocivo mezclar hierros de distintas composiciones, por eso los buenos restauradores lo primero que hacen es estos análisis para comprobar la compatibilidad de los materiales». Ahora se cuenta con unos buenos restauradores del Instituto del Patrimonio Cultural Español, por lo que Cultura tendría que aprovechar esta oportunidad.

Compartir:
Valorar este artículo