Funsegur
Actualizado: 26/11/2022
Gesmemori
InicioNoticiasLa municipalización del cementerio de las ruinas de Santa Mariña cae en saco roto

La municipalización del cementerio de las ruinas de Santa Mariña cae en saco roto

La municipalización del cementerio de las ruinas de Santa Mariña cae en saco roto

Vía: Autora.: Bea Costa / La Voz de Galicia

En enero del 2016, unos doscientos vecinos de Cambados (Pontevedra) reunidos en asamblea se pronunciaron a favor de que el cementerio parroquial de Santa Mariña Dozo pasase a ser municipal y, con este acuerdo en la mano, la comisión parroquial formada al efecto se dirigió al Arzobispado de Santiago para solicitar el traspaso de la titularidad del camposanto. Un año después, nada se ha vuelto a saber sobre este asunto.

En el Concello siguen esperando una respuesta por parte de los representantes de la Iglesia, y el concejal de Cultura e Patrimonio, Víctor Caamaño, anuncia que va a ponerse en contacto en los próximos días con el párroco, José Aldao, con el propósito de conocer cuál es la situación.

El gobierno local decidió dejar las gestiones en manos de la parroquia y de la comisión, pero ante la falta de noticias, Caamaño está sopesando abordar los contactos con el Arzobispado de Santiago directamente, desde la institucional municipal y sin intermediarios.

El BNG, grupo que lidera Caamaño, lleva años reivindicando, primero desde la oposición y ahora como gobierno, que el cementerio de Santa Mariña pase a ser municipal con el fin de terminar con el problema de competencias que genera actualmente su gestión.

El de Santa Mariña no es un cementerio cualquiera. Ha crecido alrededor de unas ruinas declaradas monumento histórico artístico y en los últimos tiempos ha cobrado una gran repercusión desde el punto de vista turístico. Miles de personas se desplazan a Cambados cada año para ver estas bellas ruinas, que se suman a los vecinos de la localidad que acuden a visitar las sepulturas de sus seres queridos.

Aunque el mantenimiento del camposanto corresponde a la parroquia, su propietaria, el Concello asume como propias labores como la poda de los setos, el suministro de agua y el alumbrado del recinto con el fin de prestar un servicio a los vecinos y dar la mejor imagen a los forasteros. De modo que no es raro ver a los operarios municipales trabajando en Santa Mariña, sobre todo en las vísperas de Difuntos y al inicio del verano.

A mayores, el Concello vela por la buena conservación de este monumento y de gestionar las obras necesarias ante Patrimonio de la Xunta, que es la que autoriza y financia en última instancia cualquier intervención en las ruinas.

Compartir:
Valorar este artículo