Funsegur
Actualizado: 02/07/2022
InicioNoticiasLos crematorios privados le han quitado un 25% del negocio a los municipales

Los crematorios privados le han quitado un 25% del negocio a los municipales

Los crematorios privados le han quitado un 25% del negocio a los municipales

Vía: Diario de Sevilla

Cada vez son más personas las que deciden la cremación después de su muerte, por ello, la competencia empieza a ser considerable, en Sevilla el crematorio municipal ha perdido un 25% de negocio debido a la irrupción de los privados, y cada vez son más los empresarios que apuesten por esta actividad.

En los últimos años han abierto varios crematorios en el área metropolitana que están afectando al de la capital. Entre 2013 y 2015 el número de incineraciones en San Fernando aumentaron más de un 20%, debido, principalmente, a la tendencia de los sevillanos por la cremación, mucho más económica que el enterramiento.

Sin embargo, dicho auge empieza a remitir en el crematorio municipal, no porque la inhumación vuelva a imponerse, sino por la amplia oferta privada. Hasta el pasado 25 de octubre, el número de incineraciones que atendió este servicio público llegó a 2.752. Hasta que finalice 2016, esta cantidad podría rondar los 3.000, lo que supone una merma aproximada del 25% respecto al ejercicio anterior.

Las propias fuentes municipales confirman que esta reducción obedece «al incremento de la oferta de crematorios privados en el área metropolitana». Dicha bajada no se debe a que el coste del servicio -lo cubre por lo general el seguro de deceso- sea más barato en los privados, sino a las comodidades que ofertan las empresas, donde no suele haber largas colas de espera para las incineraciones, algo habitual en San Fernando, en el que hubo años en los que se había convertido en una constante la avería de los hornos crematorios.

Pese a este descenso, el número de incineraciones sigue siendo bastante más alto que el de las inhumaciones, que hasta finales de octubre ha sido de 1.220, por lo que el año se cerrará con una cifra por debajo de la de 2015, cuando se registraron 1.572 enterramientos, lo que supuso una merma del 8,25% respecto al ejercicio anterior.

Compartir:
Valorar este artículo