Actualizado: 04/12/2021
InicioNoticiasVecinos de Berdillo entregaron el dinero, pero siguen sin cementerio

Vecinos de Berdillo entregaron el dinero, pero siguen sin cementerio

Vecinos de Berdillo entregaron el dinero, pero siguen sin cementerio

Vía: Autor: M. Rey / La Voz de Galicia

Los retrasos en la ampliación del cementerio de Berdillo, en Carballo, (provincia de La Coruña) han traído de cabeza en los últimos años a numerosos vecinos. Los problemas con la empresa constructora, en un primer momento, y la falta de avances, después, han impedido que se acometa una obra necesaria. La ausencia de espacio es notoria y además, algunos vecinos ven con preocupación la situación, ya que en su momento adelantaron dinero para realizar una obra que, de momento, sigue pendiente de finalizar.

De todas formas, La voluntad de llegar a un acuerdo es unánime, y en los próximos días es posible que avancen los trámites para que, después de tres años, se retomen las obras. La actual comisión parroquial, que actúa como promotora de la obra, está a la espera de resolver unos pequeños flecos con el arquitecto y el Arzobispado. Por parte de los promotores, han cumplido con lo que hasta ahora se les ha solicitado. La actitud de todos los implicados es receptiva y solo queda acordar algunos puntos entre la nueva empresa constructora, el director del proyecto y la Iglesia.

A nivel municipal no hay obstáculos. En 2012, el Concello concedió una licencia de obra que sigue vigente y que no se verá afectada a la hora de reanudar la ampliación. Y por otra parte, al tratarse de un asunto que gestiona la comisión vecinal, el gobierno local no interviene, aunque sí ofrece su plena colaboración en lo que sea posible.

La actual comisión parroquial sustituyó a la que promovió los trabajos iniciados en 2013 por la empresa Generoso Angeriz. Cuando ya se estaba ejecutando la obra, y casi había concluido la primera fase, la empresa sufrió graves problemas económicos que la acabaron abocando al concurso de acreedores.

Los trabajos se paralizaron y, a pesar de que ya había más de medio centenar de panteones terminados, no se finalizó el cierre ni los accesos, lo que impedía que las autoridades diesen los permisos pertinentes para que la zona ampliada del camposanto pudiese quedar abierta. Tras un período en el que la obra estuvo paralizada, un grupo de vecinos decidió tomar la iniciativa y retomar el proyecto, que será realizado, seguramente, por otra constructora de la localidad. En la parroquia, una de las más pobladas de Carballo, hay bastante demanda de nichos, por lo que urge reiniciar cuanto antes el proyecto.

Malestar
Todas estas dificultades han hecho mella entre los vecinos, sobre todo en aquellos que hace tres y cuatro años pagaron sus panteones y aún no saben cuándo van a disponer de ellos. Varios habitantes de la parroquia, ante esta situación, ya han optado por comprar nichos en otros cementerios como Carballo y Bértoa. A esta incertidumbre se suma, además, cuál va a ser el precio de los futuros panteones, ya que no se sabe si las personas que compraron en un primer momento van a tener que abonar dinero a mayores esta vez. Demasiados obstáculos para familias que, simplemente, quieren tener un lugar donde sus seres queridos puedan descansar en paz. Una nueva comisión promotora asume la realización del proyecto después de mucho tiempo.

Compartir:
Valorar este artículo