Actualizado: 12/11/2018
InicioNoticiasEl cementerio de la Atalaia quedó inconcluso y ahora se encuentra en un estado deplorable

El cementerio de la Atalaia quedó inconcluso y ahora se encuentra en un estado deplorable

El cementerio de la Atalaia quedó inconcluso y ahora se encuentra en un estado deplorable

Vía: La Voz

El Concello de Muros (provincia de La Coruña) construyó un cementerio municipal en el paraje de la Atalaia hace ahora unos 20 años. Con ello se clausuró el cementerio parroquial de Miraflores, muy saturado. El camposanto de la Atalaia quedó inconcluso, y parte de las obras proyectadas, como una capilla en su interior, nunca se realizaron.

Este recinto mortuorio de Muros tiene columnas de panteones a derecha e izquierda del camposanto, con una amplia explanada en el centro, destinada a enterramientos en tierra. La mayoría de los panteones construidos fueron adquiridos por los vecinos, no así las criptas, que están en su mayoría desiertas. También los enterramientos en tierra fueron muy escasos. Este lugar, a día de hoy, está totalmente invadido por la maleza.

El estado de conservación del cementerio es deplorable, no se ha cortado la vegetación en todo el año, hay parte de la obra sin acabar, lo que impide llegar a los panteones con los carretillos mortuorios, el acceso a partes del camposanto es deficiente, con rampas pronunciadas sin asfaltar o escalones en los accesos a las calles interiores. El aspecto general es de total abandono y lo peor es que no hay otro cementerio en toda la comarca menos cuidado que de Muros.

El grupo municipal del PP presentó una moción, en el mes de octubre pasado, proponiendo una actuación inmediata en la Atalaia y toda la corporación aprobó la propuesta. Tanto el PP como el PSOE preguntaron repetidamente por las posibles obras y exigieron el cumplimiento del acuerdo plenario. Tanto populares como socialistas propusieron el pasado mes de marzo destinar parte del PAI de la Diputación coruñesa a estas obras, pero la sorpresa fue mayúscula cuando trascendió que la alcaldesa, María Xosé Alfonso, ni tan siquiera solicitó el PAI, por lo que los fondos no llegaron y el camposanto sigue en un estado de abandono absoluto.

 

Compartir:
Valorar este artículo