Actualizado: 24/09/2020
InicioNoticiasEl Obispado reclama al Ayuntamiento de Langa del Duero la titularidad del cementerio católico

El Obispado reclama al Ayuntamiento de Langa del Duero la titularidad del cementerio católico

El Obispado reclama al Ayuntamiento de Langa del Duero la titularidad del cementerio católico

Vía: Diario Soria

El Ayuntamiento de Langa de Duero (provincia de Soria) y el Obispado pugnan por la titularidad del cementerio de la localidad. El Obispado de Osma-Soria ha realizado una reclamación previa a la vía judicial civil en la que solicita al Ayuntamiento de la localidad que proceda a cambiar la titularidad en el catastro del cementerio católico de la localidad y al deslinde administrativo del cementerio civil , a la vez que reconozca la propiedad del mismo a favor de la parroquia de San Miguel Arcángel y por lo tanto de la Diócesis de Osma-Soria.

El Obispado ha anunciado que realizará actuaciones judiciales contra el Ayuntamiento si no realiza esta tramitación administrativa. Por su parte, el alcalde del municipio, Constantino de Pablo, aseguró que el cementerio católico pertenece al Ayuntamiento como así está reflejado en el Catastro y de cuya gestión se ha hecho cargo hasta ahora el propio Ayuntamiento. El Obispado realizó esta reclamación al conocer la decisión del Consistorio de sacar a licitación para la gestión privada del cementerio y del velatorio, hace unos meses.

No obstante, según explicó De Pablo, el año pasado el párroco de la localidad se dirigió al Ayuntamiento para solicitar información sobre la titularidad de iglesias, ermitas y cementerios en la localidad de Langa y también las de las pedanías que conforman el municipio. «Entonces procedimos a comprobar la titularidad de los bienes con la documentación que hay en el Catastro», puntualizó el alcalde.

De acuerdo a la investigación realizada por el Ayuntamiento, el cementerio de Langa es propiedad municipal y la ermita no está clara. En Alcozar, tanto el cementerio como la ermita están cedidas al Obispado; en Bocigas, cementerio e iglesia son del Ayuntamiento; en Zayas de Torre, la ermita es del Ayuntamiento y el cementerio de la iglesia; en Valdanzo, el cementerio es del Ayuntamiento y existe un cementerio viejo que es de la iglesia y en Valdanzuelo no existen referencia catastrales.

Por su parte, el Obispado argumenta para reivindicar la propiedad del cementerio de Langa argumenta que existe un cementerio civil que linda con el cementerio católico y que es propiedad del Obispado, de acuerdo a la documentación del Registro de la Propiedad de El Burgo de Osma, aunque figure a nombre del Ayuntamiento en el catastro. Por ese motivo, el Obispado defiende que el cementerio de uso religioso, con una superficie de 2.732 metros cuadrados, pertenece a la Iglesia. Además, añade que en los archivos de la Diócesis y en sus inventarios hay documentación suficiente con la que se acredita que el camposanto es patrimonio del Obispado.

Entre los bienes e inmuebles parroquiales de Langa figura el cementerio, así como que en el libro de cuentas del mayordomo de la iglesia del año 1800 se relaciona un capítulo de ingresos y gastos que se realizaron para construir el cementerio.

En la documentación que maneja la parroquia de Langa de Duero consta que la cesión definitiva de este cementerio al Obispado se efectuó en el año 1939 y que no tienen constancia de que después de este año se haya realizado ninguna otra cesión o devolución, aunque se sabe que desde el año 1990 su administración ha sido municipal, pero, a su vez, consta de que el Obispado ha vendido sepulturas. Por ese motivo, el Obispado solicita al Ayuntamiento un deslinde administrativo del cementerio civil para que quede segregado del religioso y la parroquia pueda inmatricular este último a su nombre.

El Ayuntamiento no adjudicó finalmente a ninguna empresa el servicio de gestión del cementerio y del velatorio porque no se presentó ninguna empresa que estuviese dispuesta a pagar la cantidad que marcó el Ayuntamiento en el pliego de condiciones económicas que marcó el Ayuntamiento y que establecía un canon anual de 7.000 euros.

Compartir:
Valorar este artículo