Actualizado: 04/12/2021
InicioNoticiasAparece otra tumba profanada en el cementerio de Alicante

Aparece otra tumba profanada en el cementerio de Alicante

Aparece otra tumba profanada en el cementerio de Alicante

Vía: Héctor Fernández / El Mundo

Trabajadores del cementerio de Alicante se toparon, el pasado sábado por la mañana, con una nueva y desagradable sorpresa después de que estas Navidades se profanase una tumba en el mismo camposanto. Se trataba de restos de un osario enterrado en 1970 metidos en un saco de tela junto a una muñeca de trapo y dejados en el suelo del cementerio, junto a la tumba saqueada, flanqueados por dos velas.

Los trabajadores llamaron inmediatamente a la Policía Local, explicaron fuentes municipales, quienes comprobaron como se había roto la pared de ladrillo lateral del niño que contenía el osario dejando intacta la lápida. Desde ahí, los profanadores metieron el brazo en el nicho y sacaron los restos que pudieron para posteriormente introducirlos en el saco de tela y dejarlos en el suelo.

La Policía Local dio parte inmediato a la brigada Científica del Cuerpo Nacional de Policía, que ya han iniciado las pesquisas para hallar al responsable de acto. En cualquier caso, la primera impresión de los agentes locales es que se podría tratar más de una gamberrada de jóvenes que de un supuesto acto vinculado con el satanismo.

El pasado 6 de enero otro operario del cementerio municipal de Alicante se encontró un ataúd apoyado en el nicho, con el cráneo arrancado, la lápida a sus pies y un cirio presidiendo la estampa.

También entonces los primeros en llegar fueron agentes de la Policía Local, quienes dieron parte de la brigada de la Policía Judicial para que se hiciese cargo de la investigación. No se sabe mucho desde entonces, pero según fuentes policiales no se descarta que aquella fuese una gamberrada o el resultado final de un ejercicio de satanismo.

En aquel caso el difunto fue enterrado en 1992 y casi 24 años después, apenas se mantenían los ropajes y la esquelética masa ósea. En los dos casos hay velas de por medio, pero el modus operandi del profanador o profanadores es muy distinto. Los agentes siguen examinado los elementos expuestos tratando de dilucidar si se trata de algún tipo de práctica satánica.

Compartir:
Valorar este artículo