Actualizado: 21/08/2018
InicioArtículosLa incineración de los muertos gana terreno a los enterramientos

La incineración de los muertos gana terreno a los enterramientos

La incineración de los muertos gana terreno a los enterramientos

Vía: Autora: Carmela López / La Voz

En los nueve primeros meses del año se registraron en la comarca de Ferrol alrededor de 2.000 defunciones y los dos crematorios existentes en la zona -Artabria, en el polígono de A Gándara, en Ferrol y Funespaña, en la parroquia de Castro, en Narón- realizaron 519 incineraciones. El incremento de familias que optan por la cremación de sus muertos se nota de año en año. Sin ir más lejos, a fecha del 30 de septiembre ya se practicaron 41 cremaciones más que en el mismo período del ejercicio de 2014.

Una de las razones del aumento es el cambio de mentalidad de la gente, que está dejando atrás la arraigada tradición de culto a los muertos, que en pocos años pasó de los velatorios en el propio domicilio a la utilización de los tanatorios y más recientemente a las incineraciones.

Los nichos más caros
No obstante, y según la opinión de los responsables de los crematorios de la comarca, la razón de peso casi siempre es económica: un nicho resulta mucho más caro que la cremación. Así, mientras que las incineraciones tienen un precio fijo establecido en 320 euros, que puede rondar los 400 incluyendo la urna, el alquiler por 99 años de un nicho oscila entre los 600 y los 1.600 euros.

Este último caso es el del cementerio municipal de Narón, en el que el lugar de enterramiento incluye la colocación de la lápida, mientras que en el camposanto de Catabois, en Ferrol, el importe es de 589 euros, pero no incluye la lápida, al igual que en el cementerio municipal de Fene, que cuesta entre 800 y 900 euros. Las propiedades en los cementerios parroquiales suelen ser más caras, porque lo que se venden son columnas de tres o cuatro huecos de enterramiento.

Futuro
Según la información facilitada por Isidro Fernández, gerente del parque cementerio de Narón, el futuro del sector pasa por la incineración. Hasta no hace mucho solía hacerse a personas jóvenes, pero ahora optan por esa solución gentes de todas las edades, en algunos casos a pesar de tener el recurso de un nicho en propiedad.

En el crematorio naronés, que presta servicio a los municipios comprendidos entre Miño-Pontedeume y la zona del Ortegal, en lo que va de año se realizaron 173 incineraciones, una veintena más que en el mismo período del año pasado, según los datos aportados por Isidro Fernández.

Por su parte, en el tanatorio de A Gándara, a 30 de septiembre se habían prestado 540 servicios mortuorios, de los que 346 correspondían a incineraciones, frente a las 325 del mismo período del año anterior, según la información aportada por el gerente de la entidad, Gabino Fontao Cabarcos.

Columbarios
El tanatorio de Artabria cuenta, asimismo, con un servicio añadido en el ámbito de las cremaciones. Se trata de un columbario en el que la gente puede depositar las cenizas de sus muertos por un período de ocho años, prorrogables, por un importe de 650 euros más IVA.

La sala cuenta con 250 huecos, de los que en la actualidad están ocupados 55. Los familiares pueden visitar las cenizas de sus muertos y ponerles flores cuando lo deseen. Este servicio, que resulta muy útil para quienes no tengan donde depositar los restos de sus difuntos, todavía no es muy conocido, según señala Gabino Fontao, pero cada vez hay más familias que recurren al mismo.

El parque cementerio de Narón también cuenta con un espacio exterior destinado al depósito de cenizas. Se trata de un columbario con 225 huecos que en la actualidad está ocupado en un 30%. La contratación del servicio tiene el mismo sistema que los nichos, con un importe de compra de 365 euros por un período de 99 años.

Compartir:
Valorar este artículo