Actualizado: 24/07/2021
InicioDestacadosUna delegación de empresarios del sector funerario latinoamericano visitaron el Tanatorio de Áltima de Viladecans

Una delegación de empresarios del sector funerario latinoamericano visitaron el Tanatorio de Áltima de Viladecans

Una delegación de empresarios del sector funerario latinoamericano visitaron el Tanatorio de Áltima de Viladecans

Un grupo de 41 empresarios del sector funerario latinoamericano visitaron, el pasado lunes 25, las instalaciones del tanatorio de Viladecans, (Barcelona). La delegación visitante, perteneciente a la Asociación Latinoamericana de Parques Cementerios y Servicios Exequiales (ALPAR), realizó un recorrido guiado por las dependencias del equipamiento funerario de la mano de Joan Ventura, director del área de Cementerios de Áltima, constructora y gestora del tanatorio, y de los arquitectos del edificio, Blai Pérez y Jordi Ramos, del estudio viladecanense Bjaas.

Durante la visita, los diversos integrantes de ALPAR pusieron de relieve la calidad de las instalaciones y el diseño del equipamiento viladecanense, inaugurado el pasado 6 de octubre. Los empresarios visitantes ocupan cargos de dirección y gestión de las principales compañías funerarias y parques cementerios de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, México, Panamá y Perú.

Sobre el Tanatorio de Viladecans
El tanatorio de Áltima en Viladecans presenta un diseño contemporáneo integrado perfectamente en el terreno, que destaca por una gran estructura de hormigón perforado que cubre la parte superior de la fachada y que, a la vez, protege del sol. Este elemento, así como el hecho que parte de la planta baja del edificio esté semisoterrada, contribuye a una gestión energética más eficiente del mismo.

Cuenta con una superficie construida de 1.700 m2 distribuidos en dos plantas. En la baja, se encuentra la recepción, las oficinas de tramitación, el expositor de flores y urnas cinerarias y las cuatro salas de velatorio, de 52 m2 cada una, todas equipadas con baño privado y guardarropa. Además, en caso necesario, se ofrece la posibilidad de unir dos de las salas para conseguir un espacio de velatorio más amplio y cómodo para las familias que lo requieran. La planta baja cuenta asimismo con una zona privada con dependencias destinadas al personal de servicios del tanatorio: el acceso de los vehículos fúnebres, una sala de tanatopraxia y una sala de preparación para rituales musulmanes.

En la primera planta se ubica el oratorio para 132 personas sentadas, la zona de cafetería y vending, y las dependencias propias para el proceso de la incineración: sala para la despedida del féretro y sala de entrega de cenizas, así como una área privada para uso exclusivo del personal interno del tanatorio donde se sitúa el horno crematorio.

El tanatorio tiene un aparcamiento exterior con arbolado y capacidad para 60 vehículos y conecta directamente con el cementerio municipal y la ermita de Sales.

Compartir:
Valorar este artículo