Actualizado: 26/09/2020
InicioNoticiasBeniarjó derribará el cementerio de principios de siglo XX y construirá un mirador al río Serpis

Beniarjó derribará el cementerio de principios de siglo XX y construirá un mirador al río Serpis

Beniarjó derribará el cementerio de principios de siglo XX y construirá un mirador al río Serpis

Vía: Óscar de la Dueña / Las Provincias

El viejo cementerio de Beniarjó tiene los días contados. Este camposanto será derribado y en el lugar que deje se construirá un mirador al río Serpis. Desde esta nueva infraestructura se podrá contemplar toda la ribera del cauce y una gran panorámica de Real de Gandia, (provincia de Valencia). Con esta actuación, el gobierno da un nuevo uso a la parcela de esta antigua construcción y zanja uno de los asuntos que ha estado pendiente de resolución durante años.

Esta necrópolis lleva inactiva desde el año 1969 y han sido muchas la veces que se ha pensado en derribarla para evitar que fuera un foco de suciedad, pero como relató el alcalde de Beniarjó, Salvador Enguix, «un recinto de este tipo no se puede desmantelar de un día para otro, sino que necesita sus plazos».

El alcalde explicó que este viejo cementerio se puso en marcha a principios del siglo XX y se ubicó en las afueras del casco urbano. A este emplazamiento se puede acceder por las calles Doctor Rico y Camí de Xàtiva. Con el paso de los años, las casas iban aproximándose al recinto y se hacía patente la necesidad de buscar una alternativa. Además, el espacio se iba acabando y el gobierno de la época decidió habilitar un nuevo cementerio y clausurar el viejo.

Esto ocurrió en el año 1969. A partir de ese momento se abrió un periodo para que los familiares de los difuntos recogieran los restos y los trasladaran al nuevo camposanto. Este proceso, como relató Enguix, duró años. «Cuando se transportó a todos los fallecidos, se iniciaron los trámites para la desafectación de esta superficie, con el fin de clausurar definitivamente el cementerio».

Actos vandálicos
Los años pasaban y el cementerio seguía ahí. En ciertas ocasiones, grupos de vándalos llegaron a acceder al recinto y a causar algunos daños en las viejas instalaciones. Por ello, desde el consistorio decidieron tapiar el acceso para evitar que otros intrusos dañaran el recinto.

Enguix indicó que el gobierno ha estado buscando ayudas para poder actuar en esta zona y ha sido ahora, con una subvención para espacios degradados la Diputación de Valencia, cuando ha llegado el momento de derribar los muros del cementerio y dar un nuevo uso a la parcela.

El ejecutivo ha optado por crear un amplio mirador: «Son unos 700 metros de terreno. Se va a habilitar una zona recreativa a la que podrán acudir los vecinos de todo el pueblo y desde la que se podrá contemplar todo el cauce del río Serpis».

El alcalde explicó que en el viejo cementerio no quedan restos de cadáveres, pero que si «por algún motivo apareciera alguno durante las obras, se trasladará a la fosa común del nuevo camposanto».

La actuación tendrá un coste de 58.000 euros, de los que la Diputación aportará 50.000 y el resto el Ayuntamiento de Beniarjó. Las obras podrían comenzar en tan sólo unos meses. La parcela está situada en una semiladera, por lo que se habilitará una pared de contención y un muro superior que servirá de barandilla: «Queremos que sea resistente y por eso será de piedra».

También se plantará una decena de árboles, de especies autóctonas, y se instalarán juegos infantiles para que las familias puedan acudir con los más pequeños. Enguix añadió que se instalará iluminación de bajo consumo y se ubicarán bancos y zonas de descanso.

Compartir:
Valorar este artículo