Actualizado: 10/12/2018
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Moral de Sayago construirá nuevos nichos en el cementerio de Abellón

El Ayuntamiento de Moral de Sayago construirá nuevos nichos en el cementerio de Abellón

El Ayuntamiento de Moral de Sayago construirá nuevos nichos en el cementerio de Abellón

Vía: J. A. García / Opinión de Zamora

El Ayuntamiento de Moral de Sayago (provincia de Zamora) invertirá la aportación de los fondos correspondientes a los planes provinciales a una nueva ampliación del cementerio de la localidad de Abelón que, junto con Moral, forman las poblaciones del municipio. Además, hay intenciones de proceder a la pavimentación de alguna calle del citado pueblo, “que tienen más que falta” en expresión del alcalde, Emilio Lorenzo Jorge.

Esta intervención supone una nueva actuación en cuanto a dar mayores garantías al enterramiento de los fallecidos en Abelón, que conoció su primer camposanto en las inmediaciones de la iglesia de San Martín, ahora reconvertido en un centro. Luego ha contado con un segundo cementerio que, aunque ya fue objeto de una ampliación, no basta para atender las necesidades de los sepelios de Abelón por cuanto que la mayor parte del terreno está ocupado de forma privada.

La Alcaldía pretende adecuar un lugar para instalar nichos, pegado al actual cementerio, “pero sin entrar en terreno privado”. El presupuesto ronda los 33.000 euros y se construirían 48 nichos según precisó el alcalde, que ya trató el asunto en sesión plenaria.

El camposanto se halla enclavado en un paraje de los exteriores del pueblo, a unos trescientos metros, y buena parte del mismo está ocupado por panteones que fueron vendidos por la iglesia a los particulares. Seguidamente se realizó una peque ampliación, de carácter municipal, que es ocupada por los fallecidos sin panteón, y que en estos momentos está prácticamente saturada. El Ayuntamiento de Moral de Sayago pretende resolver los posibles problemas con la ampliación y la instalación de casi medio centenar de nichos.

Un dintel elocuente
Felícitas Silva, que aprovecha la bonanza del día para dar un paseo, apoyándose en unas muletas, recuerda el viejo cementerio ubicado en las inmediaciones de la iglesia, de la que dice “que tiene mejor collar por fuera que por dentro”, porque está construida de una sólida sillería de granito. Miguel Cabezas, por su parte, también recuerda el viejo cementerio, y explica que el actual fue, en un principio municipal.

Así dice que estaba reflejado en el dintel de la puerta de entrada, donde todavía puede leerse “cementerio”, pero del que fue borrado el resto de la frase. Sí consta, en la piedra, la fecha de 1893, sin que pueda precisar si corresponde al año de la construcción.

El camposanto actual cuenta con una sala “donde antiguamente se realizaban las autopsias” y, al lado, una pequeña dependencia cerrada de piedra, pero descubierta, donde, según la tradición oral “fue enterrada una persona que no quería confesarse o era ateo”.

Compartir:
Valorar este artículo