Actualizado: 29/07/2021
InicioNoticiasLos cementerios de Noia, Burguete y Lurreta encabezan la clasificación de los mejores de España

Los cementerios de Noia, Burguete y Lurreta encabezan la clasificación de los mejores de España

Los cementerios de Noia, Burguete y Lurreta encabezan la clasificación de los mejores de España

Los cementerios de Noia (La Coruña), Burguete (Navarra) y Lurreta (Vizcaya), encabezan la clasificación de las mejores necrópolis de España, en el marco de un concurso lanzado por la Revista Adiós, la publicación especializada en temas funerarios de Funespaña.

Concretamente, el camposanto de Noia (La Coruña), con 1.362 votos, fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1973 y recoge siete siglos de uso funerario. Muy cerca, con 1.352 votos, le sigue el de Burguete (Navarra), construido en 1965, que ha recuperado la tradición de colocar sólo estelas discoidales. En tercera posición se sitúa el de Lurreta, con 642 apoyos, que fue ampliado y en el que predomina el verde de los jardines.

Entre los diez cementerios más votados, también se encuentran el de Casabermeja (Málaga), Montjuïc (Barcelona), La Almudena (Madrid), Roques Blanques (Barcelona), Comillas (Cantabria), Municipal San José (Granada), y Polloe (San Sebastián).

Por otro lado, en la categoría de ‘Mejor Monumento arquitectónico’, los diez cementerios más votados son: San Antonio Abad de Alcoi; Cambados de Pontevedra; San Rafael de Monturque, Córdoba; San Justo de Madrid; Torrero, en Zaragoza; Montjüic de Barcelona; La Almudena, en Madrid; Derio, en Bilbao; Municipal, en Reus, Tarragona; y Municipal San José, en Cádiz.

Mientras, entre las mejores esculturas encontradas en cementerios de España, se encuentran las del cementerio de Roncal, Navarra; de Poblenou, Barcelona; La Almudena de Madrid; Municipal de Valencia; Municipal San José de Granada; San Isidro de Madrid; San Sebastián de Sitges; Derio, en Bilbao; Polloe de San Sebastián; y Montjüic.

El director de la Revista Adiós, Jesús Pozo, ha explicado a Europa Press que llevan 17 años intentando “normalizar” la muerte y reivindicando el “enorme patrimonio funerario artístico” que hay en España. Para visibilizarlo, decidieron convocar este concurso al que se presentaron 41 necrópolis españolas, de las cuales, un jurado de expertos en arte, literatura y gestión de cementerios, seleccionaron diez para cada categoría.

“Creímos que la mejor manera de visibilizar esto y hacer salir a los ayuntamientos de su situación de abandono, era proponerles un concurso. No me refiero a que los cementerios estén abandonados, sino a que el tema de la muerte en este país solo se habla el 1 de noviembre y parece que el resto del año no haya que ir a los cementerios a recordar a los seres queridos”, ha explicado.

Los ciudadanos pueden votar por su cementerio favorito a través de la web ‘www.revistaadios.es/micementerio.html’ hasta el próximo 30 de septiembre. El ganador en la categoría de ‘Mejor cementerio’ recibirá un premio de 3.000 euros; el vencedor de la categoría ‘Mejor monumento arquitectónico’ obtendrá 2.000 euros; y el ganador por su ‘Mejor Escultura’, 1.000 euros. La revista Adiós sugiere que el dinero se invierta en la rehabilitación de las estructuras del cementerio.

Unos cementerios más a la europea 
Pozo ha indicado que los cementerios españoles son “más solitarios y un poquito más oscuros, con menos jardines y menos disfrute diario de la gente” en comparación con los europeos. Sin embargo, ha precisado que “está cambiando esta tendencia”, hasta el punto de que el cementerio de La Almudena “ya es uno de los parques de Madrid donde más gente va a hacer footing por la mañana”.

En cualquier caso, ha lamentado que los españoles cuando viajan al extranjero vayan a los cementerios europeos como los de Viena, París o Londres a visitar las tumbas de los músicos o dramaturgos enterrados allí, y no lo hagan en los camposantos españoles.

Para Pozo, al igual que en Berlín los profesores llevan a sus universitarios al cementerio para estudiar ante la tumba de Marcuse, cree que en España también se debería ir al Cementerio de La Almudena a dar clases a los alumnos sobre todo el siglo XIX literario.

Compartir:
Valorar este artículo