Actualizado: 15/12/2018
InicioNoticiasUna nueva web “Camiños de Carpideiras”, documenta las características de 24 cementerios españoles

Una nueva web “Camiños de Carpideiras”, documenta las características de 24 cementerios españoles

Una nueva web “Camiños de Carpideiras”, documenta las características de 24 cementerios españoles

Vía: Xesús Fraga / La Voz Galicia

Los cementerios poseen un valor patrimonial que abarcan áreas como la historia y la etnografía, la sociología y la economía, la arquitectura y el arte o la botánica. Para empezar a ver los camposantos como espacios más allá del recuerdo y admirarlos por sus singularidades, ha nacido la web Camiños de Carpideiras, que toma su nombre de la palabra gallega para designar a las plañideras. Con información en gallego y castellano, la página documenta las características de 24 cementerios españoles, cuatro de ellos gallegos: Santa Mariña Dozo, en Cambados; San Amaro, en A Coruña; San Francisco, en Ourense; y Santa María a Nova, en Noia.

Todos tienen común haber sido declarados bien de interés cultural o haberse iniciado en algún momento el expediente para su designación, tanto en su totalidad como alguno de sus elementos, como ocurre en el cambadés, donde las ruinas de la iglesia gozan de esa consideración. «Los cementerios son el reflejo de la ciudad de los vivos en la ciudad de los muertos», confirma Carmela Sánchez Arines, cofundadora de Etnoga, la empresa gallega que ha puesto en marcha Camiños de Carpideiras gracias a una subvención del Ministerio de Cultura, y que actualmente prepara el portal propio Cemiterios Históricos.

«Nuestro objetivo es que estos lugares atraigan por su valor a visitantes, como pueden hacerlos otros en París o en la Habana, por ejemplo», detalla Sánchez Arines. En este sentido, existe una ruta europea de camposantos (cemeteriesroute.eu), que incluye a San Amaro y acaba de incorporar a Santa Mariña; ambos también forman parte de la Asociación Europea de Cementerios Significativos. Aunque en las necrópolis descansen los muertos, son los vivos los que los crean.

«Además de los valores arquitectónicos, nos gustaría destacar los oficios vinculados a su construcción, como canteros o herreros; de ahí también el nombre de carpideiras», explica Sánchez Arines. También se llama la atención sobre los problemas que amenazan a algunas necrópolis, como el cementerio viejo del Puerto del Rosario, en Fuerteventura, que estuvo a punto de ser demolido para dejar paso a una plaza, así como un estado de conservación mejorable, el caso del cementerio de San Eufrasio, en Jaén.

Todas las entradas incluyen fotografías y una breve historia, junto a enlaces para descargar el expediente de bien cultural, artículos de divulgación o investigación, además del contacto con la entidad gestora o la posibilidad de concertar visitas.

Compartir:
Valorar este artículo