Actualizado: 21/09/2020
InicioNoticiasEn la provincia de Lugo algunos inmigrantes contratan una póliza de seguro de repatriación para ser enterrados en su país de origen

En la provincia de Lugo algunos inmigrantes contratan una póliza de seguro de repatriación para ser enterrados en su país de origen

En la provincia de Lugo algunos inmigrantes contratan una póliza de seguro de repatriación para ser enterrados en su país de origen

Vía: Voz Galicia

Muchos inmigrantes residentes en la provincia de Lugo que en los últimos años han firmado una póliza de seguro de repatriación para ser enterrados en su país de origen . «Nadie está exento de un accidente de tráfico, de un accidente doméstico, o de que cualquier otra calamidad acá en España. Y el seguro les da una tranquilidad porque saben que sus familiares van a tener algo a lo que acogerse», expone uno de los agentes especializados que operan en la ciudad amurallada, Dorman Eider Fernández.

En esa línea detalla que repatriar un cadáver a un país sudamericano cuesta una media de 12.000 euros, ya que al coste del embalsamamiento y del flete del avión hay que sumar el precio de tasas, certificados y gestiones. Con todo, esa cifra puede aumentar si el afectado era originario, por ejemplo, de una zona aislada; en algunos casos, alejada cientos de kilómetros del aeropuerto.

Esa circunstancia ha implicado que algunos inmigrantes asentados en Lugo «opten» por «quedarse aquí» en caso de fallecer, comenta el agente. «Para una familia normal de América Latina esos costes son imposibles de asumir porque implican que tengan que hipotecar la casa, endeudarse…», apunta Fernández. Brasileños, ecuatorianos, peruanos, bolivianos, colombianos y dominicanos son los extranjeros que conservan lazos familiares más profundos. Y son, por tanto, quienes más demandan este servicio funerario que una década atrás apenas tenía nicho de mercado en Lugo porque el número de extranjeros era muy inferior.

Con crucifijo o sin él

En algunos casos, el deseo de ser enterrado en su país se relaciona con aspectos religiosos, pero en otros no. «Hay gente que quiere que el cofre [ataúd] no tenga el crucifijo», afirma. La incineración es otra de las opciones.

 

Compartir:
Valorar este artículo