Actualizado: 11/12/2018
InicioNoticiasLa subida de tasas en la ciudad de Cáceres hace que se busquen otros cementerios y tanatorios

La subida de tasas en la ciudad de Cáceres hace que se busquen otros cementerios y tanatorios

La subida de tasas en la ciudad de Cáceres hace que se busquen otros cementerios y tanatorios

Vía: Periódico Extremadura

Los familiares de los fallecidos en Cáceres han de ir a un velatorio de Malpartida a 12 km. Y todo para bajar costes. Por este mismo motivo, hay quien opta ahora por la incineración, por reducir la temporalidad del nicho al mínimo, e incluso por cambiar de cementerio dejando Cáceres por otros municipios de costes más baratos.

Todo ello se debe a la subida de las tasas del camposanto cacereño, que se han multiplicado por siete desde su aprobación en 2013. Las consecuencias provocan ahora las mayores quejas, ya que las aseguradoras están ajustando las pólizas a principios de año. Hay dos opciones: o el usuario paga más, o tiene que reducir los servicios.

La asociación de consumidores y usuarios Acuex ya está tramitando media docena de reclamaciones, “pero hay muchos ciudadanos afectados que primero se dirigen a las aseguradoras de decesos para intentar solucionarlo de algún modo”, explica la presidenta de Acuex, Rosa González. El problema proviene de la nueva Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa de Prestación del Servicio Municipal de Cementerio, que entró en vigor el 8 de abril de 2013. “En principio la intención era actualizar la cuota tributaria de los distintos servicios para adecuarlos al coste real. Sin embargo, el importe de esta tasa prácticamente excede el conjunto del coste real o previsible del servicio completo”, precisa la responsable.

El problema se ha agravado con la saturación del cementerio viejo, que data de 1844 y apenas tiene ya capacidad. Además, algunas sepulturas ni siquiera cumplen con las medidas estándar de los ataúdes actuales, que sencillamente no caben. Mientras ha habido nichos en esta zona, los usuarios no se han visto afectados por la subida (es inferior), pero apenas queda espacio y los enterramientos ya están abocados a la parte nueva, con las tasas más altas. “El nicho por 30 años, antes llamado de perpetuidad , costaba entre 90 y 600 euros según ubicación, y ahora entre 740 y 2.660″, indica Rosa González.

Las compañías revisan las pólizas todos los años, pero esta vez lo han hecho especialmente por la subida de tasas, lo que ha desencadenado numerosas quejas. Ofrecen a los clientes dos opciones. Por un lado, un aumento medio de la prima de 25 a 45 euros al mes (según lo que tengan estipulado) si quieren continuar con el nicho de 30 años. Por otro, reducir los servicios contratados para no encarecer la póliza. Y aquí se abren otras opciones: cambiar la modalidad de nicho temporal de 30 años por el de 5; elegir la incineración…

“Hemos comprobado que alguna aseguradora ha sustituido de forma unilateral el nicho de 30 años por el de 5, para evitar dar explicaciones a sus asegurados y no incrementar el precio de forma tan desproporcionada arriesgándose a perder clientes”, explica Rosa González. Las quejas también afectan al servicio de tanatorio. “Hay alguna firma que, por ahorrar, está derivando a los difuntos y familiares a tanatorios de localidades cercanas con el consiguiente perjuicio para los que deben desplazarse”, subraya.

Además, la alternativa de reducir el nicho a 5 años no tiene mucho sentido, “porque este periodo es el mínimo que establece la normativa para los cadáveres, de modo que aunque no se pague póliza y no se tenga dinero, la propia Administración facilita un enterramiento por ese tiempo”, señalan desde Acuex. Dicho de otro modo: se paga por algo que se tendría de igual forma; por tanto la póliza debería ofrecer alguna ventaja más.

Hay otros problemas: la incineración es rechazada por la mayoría de los asegurados de más edad. Estos se quejan de que, después de contratar y pagar durante 20 ó 30 años un servicio, ahora se ven en la imposibilidad de descansar como hubieran deseado. “¡Hasta los muertos se van de Cáceres!, nos decía un asegurado que ha decidido que lo enterraran en su pueblo, donde los nichos son más baratos. Allí, por 300 euros, tenía uno en propiedad”, relata la responsable de Acuex. Otras familias han optado por dejar en la póliza solo a los asegurados de más edad.

 

Compartir:
Valorar este artículo