Actualizado: 17/11/2018
InicioArtículosExperimentando con Google Glass en la morgue

Experimentando con Google Glass en la morgue

Experimentando con Google Glass en la morgue

Vía: Autor: Fernando Ballester Bru

Médicos forenses alemanes han llevado a cabo un experimento para constatar la validez de Google Glass en la medicina forense, a modo de herramienta de apoyo durante la realización de autopsias. A continuación detallamos los antecedentes, datos y conclusiones de la prueba:

¿Por qué Google Glass puede ser útil para los forenses?

El ejercicio de esta profesión requiere la captura de imágenes y registro de datos en tiempo real, algo complicado para quien realiza la autopsia si tenemos en cuenta que debe llevar guantes. Por ello, generalmente es asistido por una segunda persona. De ahí que, interesados por el dispositivo, varios profesionales realizasen un experimento para determinar empíricamente la utilidad de Google Glass en su trabajo.

Se utilizaron las Google Glass y una cámara digital con el fin de comparar la calidad de las imágenes de cuatro cadáveres.  Seis forenses que no participaron en el experimento fueron los encargados de comparar las fotografías. Además, se estudiaron las posibilidades de almacenar datos a través de una aplicación desarrollada por una de las partes de este proyecto.

Conclusiones

De las 159 imágenes tomadas con Google Glass, todas recibieron calificación de ‘Buena’ o ‘Muy Buena’, si bien en comparación con las de la cámara réflex fueron ligeramente inferiores.

El principal obstáculo a la hora de utilizar Google Glass para este trabajo fue la duración de la batería, escasa.

Los forenses que realizaron el experimento recelan también de la privacidad de los datos que almacenen en el dispositivo, así como de que cumpla con las normas de higiene y esterilización necesarias.

En definitiva, el sector de la medicina ve con buenos ojos el uso de Google Glass en determinadas tareas de la profesión, pero anda con pies de plomo antes de abrazar por completo la tecnología de Google.

Autor: Fernando Ballester Bru

Compartir:
Valorar este artículo