Actualizado: 07/12/2018
InicioNoticiasComienzan los trabajos de rehabilitación en el cementerio de Bobes tras la caída de un muro

Comienzan los trabajos de rehabilitación en el cementerio de Bobes tras la caída de un muro

Comienzan los trabajos de rehabilitación en el cementerio de Bobes tras la caída de un muro

Vía: F. Torres / Ines

Las obras para rehabilitar el cementerio de Bobes (Siero) tras el hundimiento de uno de sus muros perimetrales, que causó la destrucción de 164 nichos, comenzaron el pasado lunes 10. Unos trabajos que se han podido agilizar merced a la colaboración del Ayuntamiento de Siero, la funeraria y la Guardia Civil, y ante los cuales el párroco de Bobes, José Luis Polvorosa, destaca “la entereza de la parroquia”, que se está mostrando muy unida y actuando con gran solidaridad ante esta desgraciada situación.

Pese al intenso frío y a la lluvia matinal, los trabajos empezaron temprano, cuando se trasladaron los materiales y se analizaron las intervenciones. El Ayuntamiento de Siero, que agilizó la tramitación de los permisos de obra, cumplió puntualmente sus compromisos e instaló a las puertas del camposanto unas casetas de obra y un contenedor de materiales para guardar en su interior los restos óseos.

En un primer momento, responsables de la funeraria y operarios estuvieron revisando el estado de los muros afectados, a la espera del dictamen de un ingeniero para comenzar los trabajos. Tras el análisis del ingeniero se dio inicio a las obras, que han empezado por el lado oeste del cementerio, el situado a la izquierda según se entra, por lo que la obra avanzará en relación a la numeración de los nichos. Esto es: se han comenzado los trabajos desde el nicho número 81, para seguir avanzando en la numeración a medida que se vayan completando las obras.

A la tarde, comenzaron los movimientos de restos. “Se está haciendo todo con mucho rigor, y todos los restos serán perfectamente identificados y etiquetados”, sostiene Polvorosa. Para evitar problemas, los agentes de la Guardia Civil vigilan de manera continuada el camposanto.

Asimismo, el párroco de Bobes destaca la solidaridad de los feligreses, que están cediendo de manera desinteresada sus nichos libres para poder depositar los féretros de los nichos afectados. Una generosidad que ayudará a agilizar el avance de las obras, cuya duración aún no se ha precisado.

Compartir:
Valorar este artículo