Actualizado: 17/11/2018
InicioNoticiasUn Juez ilegaliza el tanatorio de Malahá por actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas

Un Juez ilegaliza el tanatorio de Malahá por actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas

Un Juez ilegaliza el tanatorio de Malahá por actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas

Vía: Ideal

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Granada ha anulado la licencia del tanatorio de La Malahá (provincia de Granada) por contravenir el reglamento de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas (Raminp). La sentencia, fechada a finales de junio, no es la primera de estas características en la provincia.

En los últimos años, tanatorios como los de Alomartes o Caniles han pasado por el filtro de los tribunales y en todos los casos el resultado ha sido el mismo. Licencia anulada. De nada han servido los recursos posteriores de los promotores de la instalación pues el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado las sentencias que anulaban las licencias.

En algunos casos se vulneran las normas urbanísticas y, en otros, se infringen normas medioambientales. Según el juzgado de lo contencioso, en el caso de La Malahá, «estamos ante una actividad molesta sujeta al Raminp (…) e incompatible con los terrenos destinados a uso residencial, comercial o industrial». Los denunciantes suelen ser vecinos del tanatorio, cansados del trasiego de vehículos y personas a deshoras junto a sus viviendas.

«Después de la costosa inversión que nos supuso la adquisición de los solares y la construcción de nuestras casas, ahora nos encontramos con el problema de los ruidos del tanatorio, que no nos dejan dormir las noches de velatorio. Además, junto a nuestras viviendas se encuentra el parque Almudena Grandes, en el que por razones obvias ya no pueden jugar nuestros hijos cuando hay algún entierro», añaden.

Los vecinos sostienen que la existencia del tanatorio junto a sus viviendas conlleva «un sinfín de problemas» por una «falta de previsión» al autorizarse un tanatorio junto a una zona residencial. A su juicio, «todo el mundo puede comprender que no es agradable convivir a diario, tanto nosotros como nuestros hijos, con situaciones tan dolorosas para todos como es un sepelio», concluyen.

Los letrados Vanessa Fernández Ferré y Javier López García de la Serrana, encargados defender a los vecinos frente al Ayuntamiento de La Malahá, indican que la actividad que desarrolla el tanatorio es absolutamente necesaria, «pero debería –precisan– de haberse buscado un lugar donde no se perjudicara a nadie, pues estamos ante una actividad molesta y sujeta a unas normas que establecen la incompatibilidad de este tipo de establecimientos con los terrenos destinados a uso residencial, comercial o industrial».

Compartir:
Valorar este artículo